¿Es Harry Potter un buen cristiano?

El exitoso personaje es eje de un debate. ¿qué características de un cristiano encontramos el el joven mago?

 
¿Es Harry Potter un buen cristiano?

Supongo que a más de un lector de Yo Creo el título de esta nota podrá sorprenderlo.

Sin embargo, al tratarse de un fenómeno mundial que ha concentrado el interés de millones de personas, nos pareció adecuado hacernos eco de un debate que en estos momentos se está dando en los Estados Unidos.

Danielle Tumminio es una profesora de la Universidad de Yale que acaba de editar un libro llamado Dios y Harry Potter: Enseñando la Fe y la ficción fantástica, donde afirma que el mago más famoso de los últimos tiempos es un buen cristiano.

"Lo veo más bien como un buscador en un mundo en el que el cristianismo no está en el vocabulario. Lo veo como alguien que trata de vivir una vida de fe de la misma manera en que un cristiano trata de vivir una vida de gracia", dijo Tumminio a CNN.

Tumminio se identifica como una cristiana en la tradición episcopal y tiene dos maestrías en religión. El libro que acaba de publicar se transformó en un curso de pregrado sobre las series de Potter en Yale.

Frente a esta afirmación, otra profesora, en este caso Lauve Steenhuisen (PHD) de la Universidad de Georgetown, sale al cruce de su colega aduciendo que "el paradigma cristiano es que implores lo divino, que esperes la Gracia de lo divino y Dios tiene el control total. Lo de Harry Potter es desafiar reinos". Según Steenhuisen "sólo existen dos reinos: el reino de Dios y el reino de Satanás. Si (Harry) no está de un lado, está del otro".

Tumminio, por su parte, continúa defendiendo al joven mago: "creo que Harry vive una vida que está en línea con los valores cristianos. Resulta ser bueno para amar a los otros; esto se refleja en el hecho de que da la vida por su comunidad y de que una y otra vez toma decisiones que son mejores para los demás."

Pero eso no hace a Harry Potter un cristiano, dice Steenhuisen. "Ser cristiano tiene que ver con elegir a Cristo intencionalmente", dijo.

Hasta aquí el debate.

He visto con mis hijos toda la saga de Harry Potter y me he divertido con ellos. Hemos tratado de sacar buenas enseñanzas, aunque la mejor experiencia haya sido la de compartir un tiempo con ellos y con mi esposa, comiendo pochoclo y tomando una gaseosa llena de hielo en un cine con acondicionador de aire.

Es cierto que el comportamiento de Potter es moralmente irreprochable. Hace el bien, aún a sus enemigos; está dispuesto a dar la vida por los demás; lucha contra las tentaciones propias y su liderazgo es -eminentemente- positivo. Pero, ¿alcanza para ser un buen cristiano?

Tenía un amigo sacerdote -que falleció hace ya algunos años- que acostumbraba a decirnos que "no alcanza con ser un buen tipo para ir al Cielo, hace falta ser apóstol de Cristo, lo cual es una gran diferencia".

En mi opinión (y como tal, absolutamente discutible) a Harry Potter hay que observarlo como lo que realmente es: el protagonista de una saga exitosa y entretenida.

Para ser un buen cristiano, le falta mucho.

Pero sobre todo, le falta la intención de serlo.


O.M. © Yo Creo

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación