¿Estamos a un año del fin del mundo?

Las supuestas profecías mayas que anuncian el final para el 21 de diciembre del año próximo no tienen asidero. La explicación de los especialistas.

 
¿Estamos a un año del fin del mundo?

Nueva Era, pseudociencia y supersticiones. El “fin del mundo” en 2012, una teoría que se ha puesto de moda en los últimos años (y, por supuesto, ha sido motivo de una película bien al estilo de Hollywood), ha sido analizada recientemente en un ciclo de conferencias en México en el que participaron expertos en la materia. Científicos mexicanos y extranjeros derribaron el mito creado por "profetas modernos” a partir de elementos de la cultura maya, elementos que de ninguna forma constituían una profecía sobre un cataclismo universal. 


El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de Ciudad de México organizó una conferencia en la que participaron un astrofísico, una historiadora y dos epigrafistas, que se encargaron de cuestionar el supuesto cataclismo o un “cambio de conciencia de la humanidad, que presuntamente se producirá el 21 de diciembre del año venidero”, explicó el INAH en un comunicado.

PROFECÍA RECIENTE

El tema fue analizado por expertos en la cultura maya, entre ellos el historiador  Erik Velásquez, que explicó que la “profecía maya de 2012” surgió en la década de los 70, cuando el escritor Frank Waters escribió un texto con una “mezcolanza de creencias”. 

En dicho documento aseguró que el “Monumento 6 de Tortuguero, en Tabasco, marca el supuesto fin de un Quinto Sol (que es un concepto mexica, no maya) y la llegada de una nueva humanidad o Sexto Sol”, recordó.

Velásquez señaló que a partir de ese texto comenzó una secuencia de obras sobre la “nueva Era” que ha crecido y genera grandes ganancias, debido a que “satisface la necesidad de mucha gente de creer, pero que no tiene ningún sustento en los métodos de la investigación académica”.

Los mayas del periodo Clásico (250-900 d.C.) “de ninguna manera pensaron que su tiempo se iba a terminar en 2012”, afirmó.

IMPROBABILIDAD ESTADÍSTICA 

Los epigrafistas Sven Gronemeyer y Erik Velásquez, de la Universidad de La Trobe (Australia), aseguraron que la citada inscripción en el Monumento 6 de Tortuguero solo señala una fecha sobre la terminación de un ciclo y el comienzo de otro , período en el que retornaría una de las deidades mayas, el dios Bolon Yokte.

El astrofísico Jesús Galindo aclaró que aunque los mayas fueron grandes astrónomos, ni ellos “ni la ciencia actual estarían en posibilidades de plantear un 'fin del mundo'”. El científico consideró imposible tratar de pronosticar que un cometa “extermine” a la humanidad, “pues es un evento que no se puede predecir con exactitud”.

Además, las personas  hablan “de las grandes erupciones en el Sol que suceden cada 11 años, pero por suerte tenemos un escudo magnético que evita que nos afecte”,  aseguró.

CALENDARIO EQUIVOCADO 

Por su parte, la historiadora mexicana Laura Caso Barrera explicó que la única predicción conocida de los mayas fue escrita en el libro Chilam Balam de Ixil en el siglo XVIII, quienes retomaron una profecía babilónica divulgada por el sabio Beroso del siglo III a.C., a partir de la cual  anunciaron el fin del mundo para el año 1887 de nuestra era. 

Los expertos concluyeron que todas las versiones sobre el “fin del mundo” son rumores y leyendas que sacan de contexto la visión de las antiguas culturas. Añadieron que este fenómeno es parte de la necesidad de creer de mucha gente como consecuencia de la inestabilidad política y económica o por el cambio climático.

Fuente Protestante Digital
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación