“No matarás”: Comunicado ecuménico en favor de la vida

En Colombia, una carta firmada por cinco millones de ciudadanos, reunió a representantes de distintas confesiones para respaldar a la vida prenatal.

 
“No matarás”: Comunicado ecuménico en favor de la vida

Representantes de la Iglesia Católica, de las iglesias ortodoxas y de las comuniones eclesiales anglicana y evangélicas han escrito una carta conjunta titulada “No matarás”, en apoyo al proyecto de ley contra la despenalización y legalización del aborto en Colombia, que entró el miércoles en el Congreso.


La carta, fechada el 4 de agosto de 2011, lleva las firmas de Mons. Juan Vicente Córdoba Villota SJ, secretario general de la Conferencia Episcopal, el archimandrita Timotheo, de la Iglesia Ortodoxa Griega, monseñor Francisco Duque, obispo de la Iglesia Episcopal de la Comunión Anglicana, Pastor Edgar Castaño, presidente del Consejo Evangélico de Colombia, monseñor Juan Alberto Cardona, obispo de la iglesia colombiana metodista y a continuación siguen las rúbricas de 5 millones de ciudadanos, 567 líderes religiosos de diversas confesiones y de 142 asociaciones laicales.

“Pedimos respetuosamente a los legisladores que voten con plena libertad, sin obediencias partidistas que puedan ofuscar la luz de sus consciencias, escuchando el clamor del pueblo que prometieron servir”, dice la carta.

El documento ecuménico resalta el valor constitucional de la vida: “Nuestra defensa de la vida no obedece exclusivamente a motivos religiosos. La vida es ciertamente un don de Dios pero es también un valor que habita en el corazón de todo hombre y mujer, creyente o no creyente, iluminando su conciencia y su obrar. Tal valor, quedó consagrado en el artículo 11 de nuestra Constitución, constituyéndose en el primero de los derechos fundamentales protegidos por la Carta Magna”.

EN DEFENSA DE LA MUJER 

“La defensa de la vida no nos coloca, como pretenden algunos, contra la mujer y sus legítimos derechos. La mujer es también víctima del aborto, de circunstancias de marginación y de pobreza, de falta de formación, de soledad y de abandono. Nuestras iglesias trabajan permanentemente a favor de la mujer colombiana, de su dignidad y de sus derechos. Conocemos bien sus necesidades y esfuerzos, admiramos su capacidad de trabajo y sacrificio”.

“El aborto no es un derecho ni una conquista social, es la expresión máxima del fracaso del Estado Social de Derecho en sus políticas públicas en favor de la mujer, de la familia y de la infancia. Defendiendo la inviolabilidad de la vida defendemos a todas las mujeres y familias colombianas. Pedimos para ellas el apoyo social y estatal necesario para evitar que la pobreza, la falta de oportunidades y de adecuada formación, las conviertan en víctimas del aborto”.

El texto completo de la carta se puede leer en la página web de la conferencia episcopal colombiana: www.cec.org.co

Fuente AICA
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación