“Para valorar a Juan Pablo II debemos contemplar su conducta”

En el marco del 25º aniversario de la visita del beato papa Juan Pablo II a la arquidiócesis de Paraná, el arzobispado dio a conocer un artículo que escribió el cardenal Estanislao Esteban Karlic, arzobispo emérito de Paraná.

 
“Para valorar a Juan Pablo II debemos contemplar su conducta”

El cardenal Karlic recordó el segundo viaje del beato a la Argentina, en 1987, cuando llegó a Paraná en su visita misionera y señaló que “la población de Paraná y de un amplio entorno territorial se conmovió profundamente al sentirse protagonista de un encuentro que tocaba la intimidad de su existencia: el Papa venía como Sucesor del Apóstol Pedro, como Pastor Supremo de la Iglesia, a visitar a los fieles católicos y a todos los hombres de buena voluntad, para animarlos a vivir la verdad de su dignidad y su destino, y a comprometerlos en una alianza de fraternidad desde lo profundo de su conciencia y su libertad”.


El cardenal Karlic era el arzobispo de Paraná durante la visita y recordó que  “los obispos presentes y las autoridades de la provincia y del municipio quedamos admirados por la profundidad de su palabra, y la nobleza de su gesto”.


"Era conmovedor – relató- ver al Papa que permanecía de pie y bendecía sin interrupción a quienes desde horas habían esperado su llegada. Fue realmente un encuentro del Papa con su pueblo, una experiencia de comunión, que se hizo muy gozosa porque quien la presidía invitaba con su testimonio a una comunión de verdad y de amor, verdad y amor de Dios y del hombre”.


El arzobispo emérito de Paraná aseguró que “para acercarnos a valorar la visita del papa Juan Pablo II debemos contemplar lo que fue su conducta, y lo que dejó para nosotros, en su paso por nuestra ciudad” y agregó que “El nos trajo su persona.  Caminó entre nosotros, lo vimos, lo oímos.  Manifestó su sabiduría, el señorío de su libertad y la sed de servir”. “El hizo que su historia de humanidad noble y santa fuera más cercana a nosotros y más nuestra, porque nos amó más al visitarnos. Llegó a nosotros por breve tiempo pero dándose por entero. Su paso y su amistad nos tocaron”, señaló el cardenal Karlic y nos pidió que “nos acerquemos a su grandeza. Lo debimos hacer durante su visita y debemos continuar intentándolo cuando la recordamos”.


Como conclusión, el arzobispo emérito de Paraná manifestó que ·La historia  es del hombre. La hace y triunfa en ella en la medida de la nobleza de su libertad y de su amor.  Somos historia auténtica, la que merece la gloria, si vivimos la libertad del amor en la gratuidad de la fraternidad.  Esta decisión, que es alianza con Dios y con los hombres, debe fundar cada día la Argentina y la relación entre los pueblos. La memoria agradecida de la visita de Juan Pablo II a Paraná nos ayuda a asumir este proyecto para nuestra historia”.


Fuente: AICA


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación