¿Puede un cristiano votar por un abortista?

La cercanía de las elecciones primarias en Argentina, obligan a los creyentes a cuestionarse seriamente el apoyo a ciertos candidatos que, abierta o solapadamente, promueven la legalización del aborto.

 
¿Puede un cristiano votar por un abortista?

Silenciosamente. De manera casi imperceptible. Con cuidado para no afectar las simpatías del electorado, muchos legisladores y gobiernos de la región están trabajando para  sancionar una ley que contemple la interrupción voluntaria del embarazo.


¿Puede una mujer o un hombre de Fe votar a candidatos que promuevan el aborto en cualquiera de sus formas, períodos y estilos?

Aunque pueda sonar antipático, la respuesta es una sola y es no.

Definitivamente no se puede acompañar con el voto a quienes sostengan argumentos para poner fin a la vida en cualquier momento, a partir de su concepción.

Muchos de los abortistas argumentan que no es un tema religioso y que, en todo caso, debe dejarse de lado la fe porque los embarazos no deseados –o inclusive los que son fruto de situaciones de violencia- pueden involucrar a personas no religiosas o, inclusive, agnósticas.

Para quienes creemos en Dios, la vida es un milagro y los hijos, un inconmensurable regalo. Las situaciones de abuso que desembocan en embarazos, no pueden resolverse cometiendo otro delito.

Pero saquemos a Dios del medio por un momento.

La ciencia no puede decidir cuando este nuevo ser vivo que es el embrión comienza a ser "persona", es una discución más bien filosífica pero... ¿existe esa frontera entre la concepción y la humanidad? Hay vida desde el momento mismo de la unión entre el óvulo y el espermatozoide, esto es un hecho. Están quienes sostienen que esa vida ya es humana, otros la sitúan a las pocas semanas. Y otros, a partir del tercer mes. En todo caso, estamos frente a un debate abierto en el cual hay –por lo menos- una duda sustentable que requiere sumo cuidado a la hora de promover acciones que son, en sí mismas, irreversibles y que no tienen reparación. La verdad es que en este punto, 24 horas más o menos( a la hora de "trazar límites"), significa vivir o morir.

El argumento según el cual la mujer tiene derecho sobre su cuerpo, lo que incluye el de decidir si quiere continuar con su embarazo o no, cae por su propio peso ya que, al estar abierto aquél debate, el derecho reclamado termina donde comienza el más grande de todos ellos: el derecho universal a la vida. Y si hay vida, la interrupción de la misma se transforma en un homicidio de los más horrendos, porque es cometido sobre un ser absolutamente indefenso.

Dejemos la hipocresía y hablemos con claridad. Reclamemos a todos los candidatos que se expresen meridianamente sobre el tema, para que podamos decidir si votamos por la vida o si votamos -engañados e intencionalmente confundidos- por la muerte.

Y, por favor, no nos traten como una manada estúpida. El pueblo tiene derecho a saber.

O.M. © Yo Creo


 
 
 
  • Valenti
    También cabria preguntarnos si un cristiano puede votar por un candidato que va a llevar a miles de personas a la pobreza con un sistema económico injusto que privilegia a unos pocos, como denuncia la doctrina social de la Iglesia Católica refriendo al capitalismo liberal. También cabe preguntarnos si los cristianos pueden apoyar golpes de estado y gobiernos militares que torturaron e hicieron desaparecer a miles de personas, y somos testigos que se hace. Yo creo que destaca solo un aspecto y habría que ver muchos mas.
  • Guillermo
    A proposito de cuantos temas debemos tener en cuenta a la hora de votar a quienes nos gobiernarán, en particular el tema del aborto tiene una procedencia que de no ser tan ignorantes (ojo lo digo como sinónimo de poco o mal informados) en general deberíamos repudiar casi sin pensar.Que Argentina, un país nacido cristiano y cuyo pueblo que en su mayoría, (aunque en la actualidad no todos tengan prácticas religiosas) cree en Dios, se hable del aborto , no es casualidad y no es parte de la desubicación de algunos dirigentes políticos. Es parte de la adhesión a ideas que nacieron en la 2a guerra mundial, cuando se comenzó a hablar del control de la natalidad y la necesidad de la supervivenvia de una nueva raza, su máximo exponente fue Hitler y su plan de exterminio que probó y perfeccionó muchos de los métodos de aborto que aún hoy se practican. Por los años 70 en EEUU se genera la idea de la planificación familiar, necesaria para controlar la natalidad, por este plan comienzan a existir cientos y miles de clínicas abortistas que aún trabajan.ya en los 90 la ONU, con Mijail Gorvachov (ateo y comunista) propone y se aprueba la "Carta de la Tierra", que es ni más ni menos que una especie de nueva religión, para establecer que el orden mundial es en función de la naturaleza y no de la trascedencia humana creada por Dios. Por ende debemos cuidar el planeta y no sobrepoblarlo y he aquí que en los paises menos desarrollados hay más riqueza inexplotada y mayor cantidasd de nacimientos... ergo, si educamos a los pobres y se avivan de sus riquezas , los poderosos se quedan sin poder....entonces fomentemos la teoría del genero, el aborto y la homosexualidad como nueva forma de control en estos paises. En lugar de aumentar la educacion y la capacidad productiva de los mismos. En fin como se ve NEGARNOS AL ABORTO, no es solo una cuestión de fe es negarnos a la prepotencia de los más poderosos por seguir subyugando el mundo y especialmente a los más pobres, aunque se lo dismule en formas democráticas. Negarnos al aborto es decir SI a la Vida es decir SI a Dios!

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación