Ciencia y religión: no es un conflicto, es un apasionante desafío (II)

Segunda y última parte de la entrevista a George Coyle, exdirector del Observatorio Vaticano. La fe y la ciencia ante el misterio del universo.

 
Ciencia y religión: no es un conflicto, es un apasionante desafío (II)

¿Por qué algunos creyentes quieren ignorar o rechazar el conocimiento científico?


No es tanto que sean ignorantes desde el punto de vista de lo que la ciencia sabe o ignorantes desde el punto de vista de lo que es la fe religiosa. Ellos no quieren hacer frente al desafío de poner ambos juntos. Pero no hay conflicto, lo que hay es un reto. Yo no veo que alguna vez pueda haber conflicto entre la verdadera fe religiosa y la verdadera ciencia.

¿Entonces por qué la fe y la ciencia parecen estar en desacuerdo?

¡Debido a ustedes los periodistas! Sólo estoy bromeando, pero algunos periodistas realmente parece que quieren revolver la olla.

Un problema son los científicos que afirman que están practicando la ciencia ya sea para afirmar o para negar la presencia de Dios. En realidad están caminando fuera de la ciencia.

Me meto en problemas cuando lo digo, pero el mismo ateísmo ya es él mismo una práctica de la fe. Un ateo no puede demostrarme a mí que no hay Dios. Tenemos evidencia a través de todos los documentos de la historia humana del arraigo en la gente de la creencia en Dios.

Algunos científicos dicen que todos estamos engañados, pero eso no es razonable. La ciencia es un proceso racional. Ella trata de utilizar nuestra inteligencia para tratar de entender el universo, como también lo hace la filosofía y también la teología. Es un intento de entender.

La fe va más allá de la razón, pero no está en contradicción con la razón. Estoy totalmente convencido de esto, no sólo en mi propia vida, pero en la realidad de lo que la fe religiosa es y lo que la razón humana puede lograr.

La mayoría de los científicos ateos que conozco son profundamente respetuosos de la fe humana. Los que no lo son no los acabo de entender. El biólogo evolucionista Richard Dawkins, autor de El espejismo de Dios (Houghton Mifflin Harcourt), y el físico teórico Stephen Hawking, quien escribió A Brief History of Time (Bantam), son dos eminentes científicos. Pero ellos no entienden lo que es la fe religiosa. He tenido conversaciones con ambos, y se lo he dicho a ellos. Ellos me respetan porque se dan cuenta de que soy un trabajador científico objetivo, simplemente como ellos.

¿Qué es lo que les falta?

La idea que tiene de Dios Stephen Hawking es que Dios es algo que necesitamos para explicar las partes del universo que no comprendemos. Yo le digo: “Stephen, lo siento, pero Dios es un Dios de amor. Él no es un ser que yo proyecto para explicar las cosas que no me puedo explicar".

Una vez le dije a Richard Dawkins, "Richard, ¿por qué te casaste con la mujer que escogiste? Debido a que ella tiene los ojos azules, pinturas rojas en las uñas de los pies o el pelo rizado?"

Cuando se ponen juntos todos los hechos en la experiencia humana en general, no sólo en el caso de la experiencia religiosa, no se puede explicar todo racionalmente. La experiencia humana tiene un carácter no racional. Eso no significa que sea irracional. Usted no está loco, usted puede tener una locura de amor, pero eso significa que usted no puede explicarlo todo.

Cuando usted ora, ¿tiene alguna importancia que el universo tenga 10.000 millones de millones de estrellas?

Por supuesto. Cuando ahora rezo a Dios, es un Dios totalmente diferente de aquel al que rezaba como un niño. El Dios al que oro ahora es un Dios que no sólo me hizo, sino me hizo llegar a ser en un universo que es dinámico y creativo. El universo no es en sí mismo un ser vivo, pero es un universo que hasta ahora ha dado a luz a los seres humanos que pueden orar a Dios.

Ruego a Dios que, desde mi conocimiento científico, ha hecho un universo en el que la gente ha llegado a ser lo que es y sigue llegando a serlo, precisamente desde una perspectiva científica. El universo continúa expandiéndose. Sólo en los últimos 50 años, mira lo que el ser humano ha llegado a ser. Estoy hablando de la tecnología.

Cuando yo era niño no teníamos televisión. Ahora usted tiene una en su bolsillo. Esta es una evolución del ser humano. La tecnología es una extensión de nosotros mismos.

¿Hay algo especial acerca de nosotros en este enorme universo?

Nosotros somos muy especiales para Dios, no tengo ninguna duda al respecto. Con esto quiero decir que Dios nos envió a su Hijo único. Ser especial, como una pieza de material en el universo es una cosa, ser especial al conocer la historia religiosa y vivir una vida llena de fe es otra. Pero sigue siendo un desafío.

Como objetos materiales en el universo, sería difícil para mí, como científico defender que somos especiales. Nuestra historia como la civilización humana sin duda nos hace especiales. Pero que ocurriría si hubiera otra civilización inteligente y espiritual fuera del mundo, que tuviera una relación especial con Dios? ¿Qué haría eso de nosotros?

Voy a dejar esto a los teólogos. Sin embargo, es posible que Dios enviara a su Hijo unigénito, verdadero Dios y verdadero hombre, para convertirse en verdadero Dios y verdadero marciano, o lo que sea? Bueno, me parece muy difícil de aceptar. Pero no se puede excluir. No sé lo suficiente como para excluir, y yo no puedo limitar a Dios.

Estamos llegando a la ciencia ficción, pero al final si Dios trató a otra civilización espiritual de una manera muy especial, ¿disminuye su tratamiento muy especial con nosotros, el hecho de que también se ocupara de ellos en el concreto?

Tengo 10 hermanos. Si mi madre decidía comprarme un nuevo par de pantalones, ¿hacía eso que mi hermano fuera menos especial para mi madre? No me puedo imaginar que el descubrimiento de una civilización inteligente, espiritual, que Dios ama a su manera, fuera en detrimento del amor que Dios nos tiene a nosotros. 

Fuente Forum Libertas.com
 
 
  • Luis José
    Einsten afirmba que la ciencia sin religión era ciega y que la religión sin ciencia era renga,.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación