El encuentro más esperado

Emma Morosini, la abuela peregrina, que caminó 1900 km desde Tucumán hasta Lujan se encontró con el Papa Francisco en el Vaticano.

 
El encuentro más esperado

Una antigua frase, que se remonta a los tiempos del Imperio, cuando Roma era su sede y todos debían llegar allí, por lo que se construyeron numerosas rutas, dice que “todos los caminos conducen a Roma”. Emma, no fue la excepción, luego de haber caminado 1900 kilómetros desde San Miguel de Tucumán hasta la Basílica de Lujan, ofreciendo su sacrificio y oración por los jóvenes y por la paz mundial, fue recibida por el Papa Francisco en la Plaza San Pedro, luego de la Audiencia General de los miércoles.


Un encuentro muy esperado para la “abuela peregrina”, como es conocida en nuestro país, quien deseaba conocer y saludar al Papa, al tiempo que pedirle su bendición. Este encuentro fue posible y el miércoles 22 de abril, Emma, recibió la bendición de Francisco y un gran pedido, según relatan quienes estaban allí acompañándola, que siguiera rezando mucho por los jóvenes, las familias y los enfermos.



Delante del Sumo Pontífice, Emma, le contó su historia durante los pocos minutos que estuvieron frente a frente: "Yo camino sola, rezando, con un carrito donde guardo el pan y el agua. Pero en el camino me encuentro con tantas personas maravillosas que optan por caminar un tramo de la ruta conmigo".


Afirmó que no era su primera peregrinación, ha realizado otras en Polonia, Israel, México y Brasil, "hace muchos años estoy caminando hacia los santuarios de todo el mundo siempre con la intención de orar por los jóvenes y las familias y Francisco".


Antes de terminar, sumamente emocionada, Emma, de 91 años, tomó las manos del Papa junto a la suyas, y casi como elevando una misma plegaria en comunión con el Pontífice, esbozó con voz resquebrajada de emoción, pero con su característica sonrisa: “!Gracias!, ¡Muchas Gracias!”.


(Fuente: YO CREO / Autor: Emilio Rodríguez Ascurra / @emilioroz)


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación