El hombre detrás de la cuenta en Twitter del Papa

Convenció a Benedicto XVI de crear @Pontifex, The Pope App y News.va; hoy asesora al equipo de Francisco.

 
El hombre detrás de la cuenta en Twitter del Papa

 "¿Por qué el Papa tiene que estar en Twitter?", preguntó Benedicto XVI. "Por la gente joven", respondió Gustavo Entrala. Y el por entonces Santo Padre presionó send al primer tuit oficial en la historia de la Iglesia Católica.


 

Entrala es un especialista en comunicación que siempre soñó con trabajar para la Santa Sede. Y lo logró: es uno de los responsables, junto a sus socios de la agencia 101, de la revolución digital que sucedió en los últimos años en el Vaticano: @Pontifex, The Pope App y News.va.

 

Hoy, las cuentas de Francisco suman 23,7 millones de usuarios y, según cuenta Entrala, tan sólo en la semana en la que estuvo en los Estados Unidos hubo dos millones de tuits por día sobre el Papa entre usuarios de ese país y la cuenta de @Pontifex en inglés creció en más de medio millón de usuarios.

 

El experto asegura que Francisco "habla en tuits" y que todo lo que dice se puede encajar en 140 caracteres. Cuenta que cada vez que el equipo de comunicación de la Santa Sede decide un nuevo mensaje, antes de postearlo se lo llevan impreso para que el Papa lo firme, y queda archivado.

 

"Me gusta trabajar con ellos porque, aunque son lentos para la toma de decisiones, su visión no es a largo plazo, sino a eterno plazo", dice entre risas. "Desde la agencia hacemos propuestas, pero la decisión final es del Vaticano", añade. Un 30% de los tuits, los contenidos están relacionados con la oración, un 40% evoca la generosidad y la solidaridad, y el resto, otras virtudes. También cuenta que el 75% de los millennials católicos habló sobre el Papa en Twitter en la semana que estuvo de gira por los Estados Unidos y Cuba.

 

Entrala es español; nació en Granada en 1970 y comenzó su carrera como periodista económico. Estudió esa carrera en la Universidad de Navarra y trabajó en la puesta en marcha online de periódicos como Marca.com y Expansión.com. Su pasión por la música -es DJ y le gusta tocar música House- lo llevó a fundar su agencia 101. Entre sus primeros clientes, a los cuales les gestionó sus páginas de fans y la comunicación digital, estaban Madonna, David Bisbal, Alejandro Sanz y Miguel Bosé.

 

Hacia 2009 se dio el primer contacto con el Vaticano. Un amigo le acercó una carta que había escrito Benedicto en la cual pedía ayuda: decía que la Iglesia podría haber evitado muchas crisis si hubiese sabido más de Internet. Y sin expectativas de respuesta, Entrala redactó un texto dirigido al vocero, Federico Lombardi. "Desde 101 les escribimos diciendo que éramos especialistas en digitalización de marcas y nos ofrecimos a darles un curso de comunicación a los profesionales de la curia. A los tres meses nos llamó Lombardi y nos pidió ir a Roma", recuerda. Viajaron y les dieron un curso de tres días. Al poco tiempo los volvieron a convocar para crear el portal News.va. "Durante 2011 y 2012 estuvimos convenciendo al Vaticano de abrir la cuenta del Papa", relata.

 

Para crear el usuario verificado viajaron representantes de Twitter de los Estados Unidos a Roma. Era el 12/12/2012 a las 12.00 cuando arrancó la cuenta: para ese entonces ya tenía medio millón de seguidores, porque se había anunciado un mes antes. Antes de renunciar al pontificado, Benedicto también dejó en marcha The Pope App.

 

Una vez elegido Francisco, era decisión suya tener o no redes sociales, pero finalmente decidió que sí y se lanzó Twitter en nueve idiomas. Por ejemplo, hoy, la cuenta en latín tiene siete millones de seguidores. "La información que tiene el Papa sobre Twitter es la cantidad de personas que lo siguen en cada lengua y no sabe muy bien qué es ni cómo se usa, pero participa mucho en la elaboración de los mensajes", asegura Entrala, quien viaja cada tres meses a Roma. Francisco trabaja con tres personas que deciden con él los tuits y tiene un equipo de traductores para cada cuenta. "El equipo me cuenta que primero el Papa da pautas sobre los temas que él quiere tocar. Y pide que los mensajes sean muy fuertes en Instagram, Facebook y Twitter", dice.

 

Si se le pregunta si tiene datos comparativos entre los dos papas, dice que Benedicto tenía 50% de respuestas positivas a sus tuits y un 50% de negativas. A Francisco le responden en un 90% mensajes positivos y un 10% negativos. "Twitter se convirtió en un elemento muy estratégico para la Santa Sede", concluye.
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación