La BBC pretende eliminar a Cristo de la historia

La famosa cadena londinense proponer suprimir las referencias "antes de Cristo" y "Después de Cristo" por "Antes y después de la Era Común".

 
La BBC pretende eliminar a Cristo de la historia

La corriente de anticristianismo que sobrevuela ciertos sectores intelectuales y busca plasmarse en los medios de comunicación, se ha cobrado un nuevo aliado, la cadena londinense BBC. Ésta propuso comenzar a utilizar marcadores históricos "era común" y "antes de la era común" por considerar que las tradicionales denominaciones "antes de Cristo" y "después de Cristo" son ofensivas para los no creyentes.


La iniciativa fue criticada fuertemente no sólo por algunos presentadores de la misma BBC que dijeron que no van a aceptar la disposición, sino también por políticos como el alcalde de Londres, Boris Johnson, quien calificó la postura como absurda.

En un artículo publicado por L’Osservatore Romano, la periodista Luceta Scaraffia comenta que varios portavoces no cristianos hicieron saber que "no se sentían para nada ofendidos por la datación tradicional".

Scaraffia señala que "es bien claro que el alegado respeto por las otras religiones es solo un pretexto, porque quienes quieren cancelar cualquier huella de cristianismo de la cultura occidental son sólo algunos laicistas occidentales".

La periodista recuerda que no es la primera vez que alguien quiere cambiar la datación tradicional. Ya sucedió con dos hechos históricamente anticristianos: la Revolución Francesa en 1789 y el golpe de estado de Lenin en Rusia en 1917. En ambos casos el calendario tenía esos años como nuevos inicios de la historia.

Tras calificar estos intentos como "pésimos antecedentes", el artículo señala que con el cambio que propone la BBC "no se puede negar que ha realizado un gesto hipócrita. La hipocresía de quien parece no saber por qué se empieza desde cierto momento a contar los años".

"Negar la función históricamente revolucionaria de la venida de Cristo sobre la tierra, aceptada también por quien no lo reconoce como Hijo de Dios, es un enorme disparate. Y desde el punto de vista histórico, lo saben tanto los judíos como los musulmanes", afirma.

El artículo de Scaraffia recuerda que con la venida de Cristo el hombre aprende que todos los seres humanos tienen la misma dignidad y que sobre esa base se "fundan los derechos humanos, en base a los cuales se juzgan a los pueblos y gobernantes. Principio que hasta ese momento ninguno había sostenido, y sobre el cual se basa la tradición cristiana".

"¿Por qué entonces negar las deudas culturales que tiene la civilización con el cristianismo? No hay nada más antihistórico e insensato, como los judíos y los musulmanes lo comprendieron claramente. No es un asunto de fe, sino de razón. También esta vez", concluye la autora.


Fuente AICA

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación