La Familia Salesiana celebró el bicentenario del nacimiento de san Juan Bosco

El rector mayor invitó a los presentes a vivir la misión evangelizadora y educativa con valentía y visión profética.

 
La Familia Salesiana celebró el bicentenario del nacimiento de san Juan Bosco

Cerca de 10 mil fieles, entre ellos más de cinco mil jóvenes provenientes de 54 países, participaron este domingo en la solemne Eucaristía, que tuvo lugar en la basílica del Colle Don Bosco de Turín, con la que la Familia Salesiana celebró el bicentenario del nacimiento de su fundador.


La Santa Misa estuvo presidida por el rector mayor de los Salesianos, el padre Ángel Fernández Artime, y concelebrada por el arzobispo de Turín, Mons. Cesare Nosiglia, el rector mayor emérito Pascual Chávez y un gran número de sacerdotes.



“Hoy damos gracias a Dios --dijo el padre Fernández Artime en su homilía-- por su maravillosa intervención en la historia, y más concretamente ya que esta historia, comenzó en un pequeño caserío en las colinas de los Becchi”.



El rector mayor recordó también el espíritu con el que hace un año, en Colle Don Bosco, había inaugurado el Bicentenario: aprovechando la oportunidad para alcanzar una verdadera renovación espiritual y pastoral y para hacer vivo el carisma salesiano.



En esta Eucaristía quería “agradecer al Señor por este año que hemos vivido, por toda la gracia que él nos dio, y por la vida que se renueva más y da fruto como un regalo de este Bicentenario”, y al mismo tiempo quisiera fijar una vez más los ojos del sacerdote del siglo XIX “que se tomó muy en serio las palabras pronunciadas por Jesús a los doce hacerse siervo de todos, especialmente de los pobres, abandonados y en peligro”, dijo el X sucesor de san Juan Bosco.


Asimismo, el religioso español reiteró las orientaciones entregadas a la Familia Salesiana por el papa Francisco durante este año, en su visita a Valdocco y en la carta del 24 de junio: las referencias a la figura de Mamá Margarita; la urgencia de salir y las valientes opciones de Don Bosco; la intención de fundar un vasto movimiento de los pobres y para los pobres, más allá de los límites de la lengua, la raza, la cultura y la religión; y el estilo de fraternidad y de alegría.


Por último, el padre Fernández Artime indicó cuál será el siguiente paso en este Bicentenario: “Soñar el futuro de la misión evangelizadora y educativa de nuestra Familia Salesiana con la fuerza y la novedad del Evangelio, con valentía y visión profética, dejándonos guiar por el Espíritu”.



Después de la celebración eucarística, los presentes escucharon el mensaje enviado por el Santo Padre a los jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano tras el rezo del Ángelus. Desde la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico, el Pontífice los animó a “vivir en lo cotidiano la alegría del Evangelio para generar esperanza en el mundo”.



(Fuente: Zenit)



 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación