La historia del niño ahogado que avergüenza al mundo

La crisis migratoria ha vuelto a mostrar este miércoles su lado más oscuro.

 
La historia del niño ahogado que avergüenza al mundo

La imagen del cadáver del pequeño Aylan Kurdi, que apareció ahogado este miércoles en una playa turca, está dando la vuelta al mundo. El pequeño perdió la vida tras el naufragio de una embarcación en la que viajaban una docena de personas y que trataba de alcanzar la isla griega de Kos.


Ahora se comienza a conocer su historia, la de una familia que huía del terror del autodenominado Estado Islámico y a la que se le cerraron las puertas del primer mundo.



Junto con Aylan, de tres años, fallecieron su hermano Galip, de cinco, y su madre. Su padre, Abdulá, trata de recuperarse de la tragedia en un hotel turco. Habían pagado un billete para ir a Grecia en una barcaza que finalmente volcó. Eran de Kobani, al norte de Siria, una localidad acosada por los yihadistas, y querían marcharse a toda costa.



Antes ya habían intentado otras vías: la petición de asilo a Canadá, país en el que reside la hermana de Abdulá. Pero tras meses de espera les rechazaron la solicitud por problemas burocráticos.



Hoy la gran mayoría de medios, tanto nacionales como internacionales, llevan en sus portadas la llamada “foto de la vergüenza”. La instantánea refleja con dureza la situación crítica que viven multitud de refugiados. 



Decenas de miles de sirios que huyen de la violencia y la miseria en su país llegaron hasta la costa turca en el mar Egeo este verano para tomar precarias embarcaciones con destino a Grecia, su puerta de entrada en la UE.



Según las agencias humanitarias, durante el mes pasado unas dos mil personas al día realizaron el corto trayecto entre Turquía y las islas griegas, el mismo que ayer tuvo este dramático final.



(Fuente: Zenit.org – Autor: Iván Vargas)



 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación