La justicia largamente esperada

Tras una larga batalla en los tribunales, un juez concedió a una iglesia evangélica negra la propiedad y el uso de un edificio que pertenecía al Ku Klux Klan.

 
La justicia largamente esperada

La realidad nos ofrece, en ocasiones, noticias curiosas y con un cierto sentido de justicia no sólo legal sino social e histórica. Según un reciente fallo judicial, la Iglesia Bautista Nuevos Comienzos es la legítima propietaria del edificio donde se encuentra el local Redneck Shop, del Ku Klux Klan, en la ciudad de Laurens, ubicada en el estado de Carolina del Sur, en los Estados Unidos. 


Redneck Shop contiene un museo del KKK y además vende camisetas que llevan auténticos insultos racistas. El juez ordenó que el dueño de la tienda pague 3.300 dólares por los costes legales a la iglesia.

UN POCO DE HISTORIA

Desde 1996 la tienda Redneck Shop ocupaba un viejo cine en Laurens. Para hacerse una idea del contexto social de esta ciudad,  su nombre se debe a Henry Laurens, un traficante de esclavos del siglo XVIII. Por si este dato no fuera suficiente, Redneck es un término grosero que identifica a una persona sureña de ideas racistas.

La propiedad del edificio fue transferida en 1997 al reverendo protestante de raza negra David Kennedy y su iglesia a través de su propietario, un miembro del KKK que estaba enfrentado a sus compañeros de la organización racista, según consta en las actas judiciales.

Sin embargo, una cláusula en el primer documento de propiedad (antes de su venta) autorizaba a John Howard (ex Gran Dragón, un alto cargo de la jerarquía del KKK) a mantener su negocio en el edificio hasta su muerte, argumento que él utilizó para no permitir a la iglesia evangélica negra ocupar la propiedad que habían adquirido y pagado.

VICTORIA LEGAL Y MORAL

Tras más de diez años de solicitar la entrega de la propiedad por medio de distintas instancias, Kennedy y su iglesia demandaron legalmente a Howard en 2008, quien alegó que "si alguien se siente ofendido, que no venga, No hay nada aquí contrario a la ley".

Finalmente, el 9 de noviembre pasado, el juez que llevaba el caso falló a favor de la Iglesia Bautista Nuevos Comienzos.

El Pastor David Kennedy tiene una larga trayectoria de lucha contra el racismo, ha declarado que sus feligreses estaban felices por el fallo, aunque se ha necesitado un camino largo y doloroso: "Ha demorado mucho tiempo" sostuvo; pero "sabíamos que habíamos hecho todo correctamente... y la corte sabe lo que hemos sufrido".

Fuente Protestante Digital
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación