Las intenciones de los lectores de Yo Creo

La importancia de las intenciones personales de todos los que formamos parte de esta comunidad. Una cadena de oración.

 
Las intenciones de los lectores de Yo Creo

Cuando proyectamos relanzar Yo Creo como un sitio de encuentro para hombres y mujeres de fe a través de la web, una de las ideas que surgió fue la de crear un espacio para que los lectores puedan dejar sus intenciones personales y proponerlas para la oración de toda la comunidad. Confiábamos en el poder de la oración como el medio por el cual ponemos nuestra vida (con todas nuestas necesidades, inquietudes y esperanzas) en la presencia de Dios, nuestro padre y como una forma concreta de construir fraternidad entre las personas. 


La respuesta que recibimos confirma aquella intuición.  Todos los días, lectores de Yo Creo comparten sus intenciones, algunas de ellas sobre cuestiones muy personales o sensibles, como son la salud personal o de familiares, la pérdida de seres queridos o un trabajo o proyecto esperados, por poner solo algunos ejemplos.

Queremos decirles que para quienes hacemos Yo Creo esta sección tan especial, hecha por nuestros visitantes, es muy importante: Leemos con atención cada entrada y valoramos la confianza de aquellos que abren sus corazones para compartir sus inquietudes más profundas o interceder por la necesidad de otras personas. 

Con la certeza renovada de que la oración es un medio poderoso para transformar la realidad y a nosotros mismos, les proponemos a que fortalezcamos esta comunidad formando una cadena cada vez más grande y fuerte: tomando las intenciones que van llegando para sumarlas a nuestras plegarias y confiando nuestros propósitos a las oraciones de otros hermanos.

Queremos ofrecerles un espacio con notas de interés y formativas, con noticias y reflexiones, pero por sobre todo, queremos ser un lugar donde podamos sentirnos una comunidad de hermanos que dicen confiados “Yo Creo”.

M. N. © Yo Creo


 
 
 
  • Vanesa
    Es así... es increíble el poder de la oración, y mas cuando nos reunimos como hermanos y pedimos con fe por las intenciones de nuestros hermanos y las nuestras. Personalmente, porque lo he vivido más de una vez... y ahora nuevamente, no hay mejor forma que dejar todo en las manos de Dios... yo le "comento" cuales son mis emociones, mis proyectos, mis intenciones... aunque se que ya las sabe, porque como todo Padre... lo sabe. Pero es un ejercicio muy bueno decírselo, escribirlo si es necesario... puede que en ese "ejercicio" nos demos cuenta que nuestras intenciones están siendo egocéntricas... pero no importa! al dejar todo en las manos de Dios, el nos va guiar por el camino correcto, y quizás revisemos nuestras intenciones y hagamos modificaciones o las ratifiquemos! Y para terminar... no nos olvidemos de AGRADECER... hay tantas maravillas a nuestro alrededor! que el el dolor, la ira,... nos ciega y solo vemos el problema. Quizás no soy la más indicada para escribir estas líneas, solo les comparto mi experiencia. Y me he topado con muchas piedras (o rocas) en el camino, y aun en el presente.. y seguramente en el futuro. Pero repito, siempre que deje TODO en las manos de DIOS y con mucha FE ... ÉL me dio consuelo y me tomo de la mano para seguir caminando...

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación