Peregrinación a Luján, fiesta de la fe

Multitudinaria muestra de fe en el año de la vida. Testimonios de los peregrinos.

 
Peregrinación a Luján, fiesta de la fe

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, instó ayer a defender la vida desde el seno materno y aseguró que “un pueblo que no cuida a los niños y a los ancianos comenzó a ser un pueblo en decadencia. Los niños la fuerza, esperanza, los ancianos el tesoro de sabiduría”.


“Madre querida. Te pedimos por todos tus hijos, los que vinieron y los que van a venir, para que no queden solos y abandonados. Madre, que en tu casa encuentren un lugar”, rogó en medio de aplausos al presidir la misa central por la 37ª peregrinación juvenil a pie a Luján.

Tras asegurar que “la Virgen está junto a los que están con cruces en sus vidas”, subrayó que “cuidar la vida es sembrar esperanza”.

TESTIMONIOS DE LA JORNADA


"Que la Virgen nos ayude a cuidar la vida en todos sus sentidos, para los que no tienen qué comer, están solos o son víctimas de la trata de personas y las drogas", dijo Mario, uno de hombres que lleva sobre sus hombros la imagen cabecera. 

Otra mujer que participaba de ese grupo pidió antes de salir, "que la bronca no nos borre ni la esperanza ni la paciencia. Madre de Luján nuestra esperanza siempre". 

Otro grupo de Trenque Lauquen, compuesto por 43 mujeres, entonaba la tradicional canción mariana: "Ven con nosotros a caminar, Santa María ven"

Otros peregrinos expresaron las motivaciones que los llevan a caminar 62 kilómetros para pedir y agradecerle a la Virgen patrona de los argentinos. 

Juan, de la diócesis de Gualeguaychú, explicó que es el decimocuarto año consecutivo que peregrina a Luján y lo hace para pedir "paz, seguridad, amor y por la tranquilidad de la Argentina"

Cecilia, de Neuquén, coincidió en que su intención al caminar es "agradecer y pedir salud, trabajo y por la familia"

"Voy a cumplir la promesa de llegar a Luján, porque mi papá se salvó después de un accidente", dijo Juliana, del barrio porteño de Villa Urquiza, con una bandera argentina en sus hombros. 

LA LLEGADA


A las 6,47, los peregrinos recibieron la "imagen cabecera" de la Virgen que salió ayerel sábado al mediodía del santuario de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers. 

Los devotos que dormían en la plaza a la espera de la misa principal se despertaron ante los aplausos y los “viva la Virgen” desde el altar, a cuyos pies los familiares de las víctimas de Cromañón colocaron la bandera con fotos y la leyenda “Los chicos de Cromañón presentes hoy y siempre”.

AÑO DE LA VIDA

La expresión de fe popular, considerada la más convocante del país, se enmarcó esta vez en el Año de la Vida dispuesto por la Conferencia Episcopal Argentina ante el avance legislativo de proyectos de ley para despenalizar el aborto. 

En tanto, los estudiantes del Seminario Metropolitano de Buenos Aires ofrecieron el bautismo a los peregrinos que se habían preparado para este sacramento. Lo hicieron en un puesto instalado en el Puente de los Escudos, a escasos 3 kilómetros de la basílica. 

En la plaza Belgrano, además, del altar, se instaló una carpa de grandes dimensiones, en la cual los sacerdotes escuchaban la confesión de muchos, dijeron, de los caminantes.
 
 
  • omar
    Hola mi inquietud es porque siempre se hace la peregrinacion el primer domingo de octubre y si la podrian cambiar ya que siempre llueve para esa fecha.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación