Primera misa multitudinaria del papa Francisco en el santuario de Czestochowa

Estuvo ante 300.000 personas en el corazón espiritual de Polonia; al principio de la celebración, tropezó y cayó, pero solo fue un susto.

 
Primera misa multitudinaria del papa Francisco en el santuario de Czestochowa

En un clima de gran recogimiento y fervor religioso, el Papa Francisco presidió hoy su primera misa multitudinaria en Polonia, ante 300.000 personas que llegaron al santuario mariano más importante del país, famoso por su imagen de la Virgen negra. 


Al comienzo de la celebración, después de incensar el altar el Papa no vió un escalón y se tropezó, desmoronándose en el suelo. Pero fue sólo un susto. Enseguida sus colaboradores lo levantaron y siguió celebrando, como si nada hubiera pasado.

 

Francisco llegó a Czestochowa, meta de peregrinajes desde todo el mundo y corazón espiritual de Polonia, a 100 kilómetros al noroeste de Cracovia, para un evento religioso de carácter nacional: conmemorar el 1050 aniversario del bautismo de Polonia, país de fuerte y arraigada tradición católica.

 


En una jornada gris y húmeda, cuando llegó en papamóvil a la plaza y avenidas que rodean el santuario de Jasna Gora, el "monte claro", donde tuvo lugar la misa, el Papa fue recibido con gran calidez. La gente, que lo esperó durante horas rezando el rosario -muchos incluso pasaron la noche a la intemperie para obtener un buen lugar-, agitaba banderas polacas y del Vaticano y entonaba cánticos religiosos, con una alegría contenida.

 

Antes de la misa, en la que por supuesto recordó a san Juan Pablo II -que en 1991 encabezó aquí una Jornada Mundial de la Juventud-, Francisco rezó en la capilla del monasterio del santuario mariano ante la veneradísima y bella imagen de la Virgen Negra. La tradición indica que esta tabla de 122x82 centímetros fue pintada por San Lucas, que habiendo sido contemporáneo de María, habría diseñado su verdadero rostro. Aunque para los críticos de arte el cuadro es un ícono bizantino realizado entre el VI y IX siglo.

 

Luego de orar en silencio varios minutos ante la imagen -descubierta del panel de plata que la protege en modo solemne, al ritmo de tambores y trompetas-, Francisco dejó de regalo, como es tradición de los pontífices, una rosa de oro. Y rezó un Ave María. Se estima que cuatro millones de personas peregrinan cada año hasta este santuario mariano.

 

En la misa, concelebrada por obispos y miles de sacerdotes polacos y de otras nacionalidades, en la que hubo bellísimos coros y un clima de gran recogimiento, el Papa advirtió del peligro de caer en la tentación del poder. Recordó que "el reino de Dios no viene con ostentación, sino en la pequeñez y en la humildad" y alabó la figura de la Virgen María.


 


"El Señor no mantiene las distancias, sino que es cercano y concreto, está en medio de nosotros y cuida de nosotros, sin decidir por nosotros y sin ocuparse de cuestiones de poder", recordó. "Prefiere instalarse en lo pequeño, al contrario del hombre, que tiende a querer algo cada vez más grande", agregó. "Ser atraídos por el poder, por la grandeza y por la visibilidad es algo trágicamente humano, y es una gran tentación que busca infiltrarse por doquier", denunció. Lo escuchaban en primera fila el presidente polaco, el conservador nacionalista Andrzej Duda y las más altas autoridades políticas del país. "Donarse a los demás, cancelando distancias, viviendo en la pequeñez y colmando concretamente la cotidianidad, en cambio, es exquisitamente divino", subrayó, en un sermón que pronunció en italiano, traducido en forma simultánea por un sacerdote e interrumpido varias veces por aplausos.

 

Aunque había algunos jóvenes venidos para la XXXI Jornada Mundial de la Juventud, la mayoría de los asistentes eran polacos de todas las edades que no participan del evento, centrado en Cracovia, que se tomaron el día para venir a escuchar al primer Papa venido del fin del mundo. Una figura seguramente distinta del aquí idolatrado san Juan Pablo II, que llama la atención.

 

"Estuve aquí con Juan Pablo II y con Benedicto XVI, pero Francisco es diferente, tiene una visión nueva de la Iglesia, cercana a la gente", dijo a La Nación Kristofer Gucka, maestro de historia. "Nos gusta mucho y estamos muy entusiasmados con su visita", agregó.

 

Coincidió Jurek Brozda, empresario de 51 años que viajó junto a su mujer y dos hijos adolescentes desde Katowize para asistir a la misa. "Francisco es muy moderno, es valiente, no le gusta la riqueza, los autos lujososo, sino que viaja en un humilde Wolkswagen Gol. Es un hombre normal, no como nuestros políticos", destacó. "Usa un lenguaje simple, no tan complicado como otros, y está cerca de los pobres", agregó su esposa, Beata.

 

"No recuerdo bien a Juan Pablo II. Murió cuando era chica...Pero para nosotros cualquier papa es importante y Francisco tiene seguramente una energía positiva, es abierto a la gente, cercano", opinó Magda Zerinska, estudiante de hotelería de 18 años.

 

"Todos son sucesores de Pedro. Francisco es distinto porque no es europeo, no tuvo la experiencia del comunismo. Juan Pablo II fue un hombre santo y Francisco también es santo, en forma distinta", dijo finalmente Jerzy Garda, sacerdote polaco de 65 años, que es misionero en Sudáfrica.

 


FUENTE: Elisabetta Piqué I Especial para LA NACION.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación