Rock cristiano: un pogo de amor y paz

Camperas de cuero, cinturones con tachas, riff metaleros y la palabra de Dios. La religión y la música van de la mano. Conocé este fenómeno que mueve masas.

 
Rock cristiano: un pogo de amor y paz

La movida del rock evangélico traspasó los límites de los templos y configuró su propio mercado. Nacido de los tiempos muertos de las prédicas, hoy su música se profesionalizó tanto que muchas de sus agrupaciones fueron contratadas por discográficas multinacionales. Esta movida incluye, además de recitales multitudinarios y giras internacionales, discos, revistas, remeras y todo tipo de merchandising. Son símbolos de esta tendencia: Kyosko, Logos, Templo y R.E.S.C.A.T.E.


La cita era a las dieciséis horas en el San Pedro Rock, festival icónico del rock argentino de la Provincia de Buenos Aires. La intención, ver a una de las bandas de rock más vendedoras de los últimos años. Mucha testosterona, infinidad de chicas jóvenes, banderas por doquier y un canto: "Un minuto de silencio para el diablo que está muerto", que constantemente se alternaba con otro: "Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, no es ni River ni Boca, es Jesucristo de Nazareth". Es que tocaba R.E.S.C.A.T.E, la banda de rock evangélico más convocante del país. Pocos fuman, mucho menos toman alcohol. Esa tarde regían las gaseosas, el agua mineral y el té. Había muchos chicos con termos tomando té. La leyenda profesada por el reciclado Lenny Kravitz se hacía dogma: "Dios, vida y rock and roll."


El rock surgido de los pensamientos evangélicos es un fenómeno que está en auge. Son jóvenes, en su mayoría músicos independientes, que nacen de los mismos templos donde pastores bendicen y demás. Ellos, con edades que rondan los veinticinco y treinta años, forman grupos con la intención de participar en los actos, mientras transmiten un claro mensaje bíblico, legado de su bagaje espiritual.


Bajo este entramado, más de una decena de bandas dieron a luz. R.E.S.C.A.T.E., que significa "Reyes En Servicio de Cristo Ante Tiempos Extremos", es quien lidera toda esta tendencia. La banda, luego de vender miles de placas y de movilizar a más de diez mil personas en sus últimos shows, logró firmar un contrato con la reconocida Sony Music para editar su sexta placa Una raza contra el viento. Es que claro, uno de sus primeros discos titulado Quitamancha había vendido más de doscientas mil unidades, igual cantidad que vendió ese mismo año Bersuit con La argentinidad al palo.


Sin dudas, el rock gospel, cristiano, evangélico o como se lo prefiera llamar, es un mercado más que próspero, tanto como esos chicos que no superando los treinta años, llevan la palabra de Dios en cada uno de sus actos. Pero esto, en fin, no deja de ser un negocio y a las presentaciones en vivo, le siguen discos, libros, revistas y todo souvenir que pueda conseguirse en librerías especializadas o en las góndolas que embellecen las entradas de cualquier templo religioso. El merchandising a pleno.


"La idea es transmitir un mensaje distinto a través de las letras. Presentar a Cristo a gente que no lo conoce. Algunos eligen hacerlo con alusiones directas y aleluyas. Otros prefieren un modo más sutil. Pero como todos somos cristianos y todo lo que hacemos lo hacemos para Cristo, es inevitable que hablemos de eso en nuestras letras", dice Alberto Zamarbide, voz y líder de la banda cristiana de heavy metal Logos.


Otras bandas que completan el listado de grupos son Alto Refugio y Puerto Seguro. Pero sin duda alguna, la banda que puede destronar a las exitosas Rescate y Logos es Kyosko, cuyo nombre mutó del griego kyrios, que se traduce en Señor. Esta banda editó, hace ya algunos años, un disco (que antes de salir a la venta tenía más de treinta mil pedidos) titulado Maquillaje Gama, que revolucionó para siempre el mercado. Fabián Liendo, su líder, ante escépticos comentarios aclara: "Atrás de Kyosko no hay ningún pastor ni ninguna institución cristiana. Somos cinco pibes músicos que lo único que tenemos atrás es una discográfica que nos apoya. Y hacemos rock. Lo que no podemos hacer es echar a nuestros fans de tantos años. De un tiempo a esta parte, nuestro público cambió mucho y cada vez hay mayor porcentaje de gente que confesionalmente no es cristiana y se copa con nuestra música. Igual, todos son bienvenidos a este tren. El fenómeno del rock cristiano ya pasó. Ahora hay que demostrar." Una de sus más bellas letras es la canción El Día de la luz, que en su estribillo arenga: "Llevamos juntos esta cruz /sabiendo que el día de la luz llegará / Él vendrá. / Sé que al instante lo abriré / y ese es el sueño que esperé / ver los ojos de Dios."


Pero más allá de sus seguidores, puede decirse que cada uno de los integrantes de estas bandas son profesionales bien instruidos. Todos músicos de primer nivel que eligen en lugar de las portadas de las revistas de rock y los excesos nocturnos varios, el camino de la palabra de Dios. La mayoría, al ser consultados, se definen como una mezcla de artistas y transmisores del mensaje bíblico, más interesados en difundir la palabra divina que hacer una carrera en el mundo del espectáculo. Por ello inician cada uno de sus ensayos con oraciones y alternan las presentaciones con las reuniones en los templos evangélicos a los que todos concurren.


A nivel internacional esta movida también se hace presente y mueve miles de millones más que en nuestro país. La lista incluye a bandas como Petra, un grupo norteamericano que llenó el estadio de River y que lleva editados más de veinticuatro álbumes y más de diez millones de copias vendidas con cuatro premios Grammy en su haber. Sin duda, la envidia de cualquier banda tradicional. A Michael Smith, un músico gospel que comenzó cantando en las reuniones de los templos para después ganar espacio en las radios; al baterista de Phil Collins, Chester Thompson y al grupo Torre Fuerte, integrado por músicos del cantante Luis Miguel, convertidos a la religión evangélica. Y como paradigma de todo lo mencionado, el grupo Evanescence , que hoy es una banda de culto de la música mundial, surgió también del circuito cristiano.


Algunos llegan a importantes teatros o estadios, transitando con igual ganas un escenario alternativo de la periférica Buenos Aires, su templo de toda la vida o Luna Park. Pero discos más o recitales menos, ellos siguen y seguirán promocionando sus ideales, aunque el dinero, la fama y las mujeres intenten -sin éxito- confundirlos.


(Mariano Casas Di Nardo @mcasasdinardo - Especial para ConexionBrando)


 
 
  • Mara
    qiero saber si evanescense es un grupo cristiano ? porfaaa

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación