Se hicieron escuchar

Ante la enorme presión de los grupos de poder internacionales deseosos de imponer el Aborto en Argentina, las voces pro vida no callan.

 
Se hicieron escuchar

Con el lema “El aborto mata a un hijo y destruye a una mujer”, una manifestación a favor de la vida desde la concepción, se concentró ayer ante el Congreso de la Nación, donde la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Luz Mejía, emplazó al país, en una audiencia pública, a aceptar la despenalización del aborto.




Unas 800 personas  –en su mayoría jóvenes mujeres-  se reunieron en la esquina de Rivadavia y Riobamba con numerosos carteles con leyendas tales como “Yo voto por la vida” y retratos de niños con la frase “No me abortes”. Otros cartelones decían “Quieren que tu hija de 14 años pueda abortar sin que lo sepas”, “Que no te engañen”, “Defendé tu especie” o “Antes de abortar, realizate una ecografía. Después decidí”. Tres cartelones mostraban a la modelo Natalia Fassi embarazada.

Por la calle Riobamba, cerca de la entrada del anexo de la Cámara de Diputados donde exponía Mejía, unas cincuenta mujeres, identificadas como Las Rojas y vistiendo pañuelos verdes, sostenían siete carteles con leyendas “Luchemos en las calles por el aborto legal, gratuito y seguro”, un cartelón en apoyo a una ley de despenalización del aborto y dos carteles con la firma PCR (Partido Comunista Revolucionario). Una camioneta estacionada cerca de la entrada propalaba consignas a favor del aborto, en nombre de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal y Seguro. También tenían varios tambores y un bombo.

No obstante, eran mucho más bulliciosas y numerosas las personas que entonaban estribillos pro-vida, especialmente jóvenes estudiantes que cantaban “No queremos, no queremos, no queremos esta ley, no queremos que asesinen, a los niños por nacer”.

En algún momento, ambos grupos repartían tranquilamente volantes a los paseantes por las mismas veredas. Cuando hubo un enfrentamiento de cánticos más ardorosos y discusiones verbales, varios policías formaron un cordón entre ambos sectores y evitaron encontronazos.

Mientras tanto, un público numeroso, con asientos en medio de la vereda y la calle, sobre la misma vereda del palacio del Congreso, asistió a una “contra-audiencia”. Entre otros, expuso el pediatra Carlos Botta, quien se refirió al aborto provocado como la “pena de muerte del niño por nacer” y desestimó las cifras de supuestas estadísticas de muertes maternas por aborto. Sostuvo que no habría ninguna muerte materna por aborto si no hubiera aborto, y se remitió a datos de países como Irlanda, donde son casi inexistentes. Habló también una muchacha, Cecilia Bordón, por el Frente Joven, que dijo: “Las mujeres no queremos matar a nuestros bebes”.

Entre otras personas, se hallaban el presidente del Consorcio de Médicos Católicos, doctor Alejandro Nolazco, y Federico Gelay, candidato a intendente de San Isidro por Compromiso Federal (Peronismo Federal).

Una mamá, Candelaria Albarracín de Patrón, había colgado de un hilo trapos de colores con leyendas “Sí a la vida” escritas por sus hijos. Estaba con sus cinco criaturas, entre ellas, Ignacio, de dos años, en un cochecito. “Hay que ensenarles a los chicos que desde chiquitos respeten la vida. A ver si se hace entrar en razón a la gente de hacer respetar la vida”, dijo.

Fuente AICA

 


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación