Un evangelio vir@l para alcanzar al mundo

La plataforma Follow Jesus cumple dos semanas de actividad : cientos de contenidos ya se alojan en esta web que quiere servir de lanzadera para compartir, de forma atractiva, el mensaje de Jesús en la conversación global que se desarrolla a través de las nuevas tecnologías.

 
Un evangelio vir@l para alcanzar al mundo

Uno de los impulsores del proyecto es  Israel Martorell , con el que hablamos para conocer el estado del proyecto. Nos cuenta que son días de mucho trabajo, ajustes tecnológicos, revisión de contenidos y preparación de “tutoriales” que ayuden a los usuarios a utilizar la herramienta. Pero sobre todo  muestra la ilusión de estar cumpliendo la función: compartir y conversar sobre Jesús en las redes sociales.


En cifras, Israel se muestra sorprendido por el crecimiento inicial de usuarios. “Queríamos alcanzar mil usuarios en seis meses y ya tenemos unos 250 registrados, que han generado cientos de contenidos, que han sido vistos unas 15.000 veces, es decir,  se visitan unos 1.000 contenidos diarios ”, explica Martorell. Pero  “lo más interesante es que se han generado conversaciones con personas no creyentes en Twitter”.


Una herramienta viral


Quizá el punto diferencial de Follow Jesús con otras plataformas es su manifiesta vocación “viral”:  los contenidos se publican y se publicitan usando de la mejor forma posible la potencia de comunicación de plataformas como Facebook o Twitter,  el lugar donde más rápido puede correr hoy la voz.


Desde #FJ además intentan que la comunidad de usuarios se una en el propósito de difundir un contenido específico. Esto ocurre  cada día jueves, cuando se prepara una “campaña” de comunicación en Twitter compartiendo algo relacionado con la actualidad.


Un evangelio vir@l para alcanzar al mundo


Es el mismo mensaje de Jesús – dice Israel Martorell, uno de los impulsores de Follow Jesús – el que nos desafía a llevarlo a través de todos los canales posibles, entre los que están las redes sociales. Una entrevista de Daniel Hofjamp.


Por ejemplo, el pasado jueves se utilizó el “gancho” de Falcao (que ese día disputaba un partido de semifinales de la Europa League) para compartir  su testimonio de fe en Jesús.  “Con unos 100 tweets se está alcanzando a 15.000 usuarios, muchos de ellos no creyentes, porque algunos hasta reenvían el mensaje aún sin mirarlo”, explica Israel.  “Tratamos de poner un puente entre lo que sucede y lo que tenemos en FJ, y los datos son positivos, estamos muy contentos”.


Talleres en marcha


Para las próximas semanas el equipo de Follow Jesus ha preparado un taller presencial que lleva el título “El Evangelio viral”. La primera oportunidad de asistir se dará en Madrid el próximo 26 de mayo en la sede del Ejército de la Salvación  (C/Hermosilla 126 en el Ejército de Salvación, metro Manuel Becerra).


Se trata de un taller práctico, dice Israel, “acerca de cómo podemos comunicar el mensaje del Evangelio en las redes sociales: qué tipo de contenidos son los más adecuados, cómo es el perfil de las diferentes personas, cómo pasamos a una conversación y, sobre todo, cómo podemos hacer de las redes sociales una auténtica herramienta para presentar la fe”.


Para Israel Martorell,  lo que se conoce en la teoría de la comunicación como “metodología viral”, que desde un punto local se pueda alcanzar a todo el mundo con un mensaje, está en la misma base del evangelio.  “Jesús mismo dijo: daréis testimonio de mí primero en Jerusalén, luego en Samaria y hasta lo último de la tierra (Hechos 1:8)”. Para Martorell “la tecnología nos facilita ese proceso que Jesús planteó hace dos mil años”.


El desafío del Evangelio


El mensaje del evangelio puede ser llevado con las nuevas tecnologías. Como iglesia, apunta Israel, tenemos que asumir este desafío. Así como tenemos facilidad para acceder a Internet, “no siempre se utiliza todo su potencial para cumplir la Gran Comisión. Creo que los evangélicos vamos con retraso, rengueando, y es una pena porque nuestro Dios es un Dios innovador, y Jesús un revolucionario.  A veces sus discípulos somos conformistas y tenemos mucho miedo al progreso o a lo nuevo”.


Martorell explica que, a pesar de este conformismo,  hay actualmente muchos proyectos que están intentando llevar el evangelio de diferentes formas en la red.  “Nosotros colaboramos con proyectos que comparten esta visión misionera en la que sería por población la tercera nación mas grande del mundo. Hay casos en España, como  bibliasfera.net  o  siembradudas.org ... Dios nos empuja a ello porque tenemos que predicar donde está la gente y el mensaje será relevante cuando nos escuchen”.


 Pero la clave para compartir el mensaje no está en la tecnología.  “Aunque ésta es fácil de usar, nos preguntamos si estamos preparados a responder al que nos pida razón de nuestra fe”, reflexiona Israel.


La esencia de la predicación


No es extraño encontrar en la red personas que rechazan el evangelio a causa de una mala experiencia de conversación en foros o redes sociales.  “Tenemos que prepararnos para argumentar bien el evangelio, porque se puede convertir en un efecto boomerang y en lugar de predicar acabar no predicando” , advierte Martorell.


Pero, ¿qué necesitamos entonces para comunicar el mensaje en Twitter o Facebook? Israel tiene claro que, por una parte, debemos conocer el canal y a los usuarios y su manera de “hablar” o relacionarse en la red. Aunque  “la mejor herramienta es el estudio profundo y riguroso de la Palabra de Dios, un corazón entregado a Cristo, la oración... Sin esto, ya puedes ser un 'Steve Jobs' que el mensaje no llegará, y Cristo no será glorificado si nos convertimos sólo en tecnócratas”.


Para finalizar, Israel Martorell anima a  las iglesias interesadas en formarse a solicitar el taller de “El evangelio viral”, ofreciendo la posibilidad de que sea impartido de momento en Madrid o Barcelona  (contactar escribiendo a info@followjesus.es). Una oportunidad para todos aquellos que quieran reflexionar y aprender juntos sobre cómo comunicar el mensaje del evangelio en redes sociales.


(Fuente: Protestante Digital)


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación