Uruguay frente a la legalización del aborto

Obtuvo media sanción el proyecto que despenaliza esa práctica. La necesidad de redoblar esfuerzos por sostener a la vida por nacer.

 
Uruguay frente a la legalización del aborto

El Senado uruguayo aprobó ayer un proyecto de despenalización del aborto, poco más de tres años después de que el anterior presidente del país, Tabaré Vázquez, vetara su legalización.

El proyecto pasará a la Cámara de Diputados, donde el oficialista Frente Amplio tiene mayoría, por lo que podría ser aprobado en febrero o marzo.

En Uruguay, un país de bajo desarrollo demográfico y con apenas 3,4 millones de habitantes, la penalización del aborto rige desde 1938. En 2008, ambas cámaras dieron sanción a su legalización, pero el entonces presidente, Tabaré Vázquez, vetó la ley originando una crisis interna en el oficialismo. Como la senadora Mónica Xavier anunció que insistiría con la iniciativa, Vázquez renunció como afiliado al partido Socialista.

Se estima que, en caso de ser aprobada por el Congreso, el actual presidente Mujica no vetará la ley de despenalización ya que en varias oportunidades se manifestó contrario a imponer vetos a las decisiones parlamentarias.

DENUNCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL URUGUAYA

Los obispos del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Uruguaya enviaron una carta a los Senadores.

En ella confirmaron las denuncias hechas una semana antes por los representantes de la Pastoral Familiar que algunos sectores trataron de minimizar y desautorizar.

Es una denuncia realizada muchas veces por la Iglesia Católica en todo el mundo y que será repetida todas las veces que sea necesario: el aborto es promovido por intereses internacionales para controlar la población. No es una iniciativa de algún uruguayo o uruguaya, ni siquiera es una idea latinoamericana. Proviene de gente de países ricos que quieren que haya menos pobres.

“En la Carta Pastoral con motivo del Bicentenario (...) hicimos referencia a las reiteradas denuncias del papa Juan Pablo II respecto a la difusión internacional de una ‘cultura de la muerte’, promovida por intereses que quieren controlar la población mundial", sostuvieron los obispos.

"No es un secreto para nadie la inversión que instituciones internacionales hacen de cuantiosas sumas de dinero para difundir su ideología y que condicionan las ayudas al desarrollo,según los países se adapten o no a sus intereses", agregaron.

El documento completo está en la página oficial de la Conferencia Episcopal Uruguaya: www.iglesiauruguaya.com.


UNA LUCHA SIN RESPIRO


La noticia de lo ocurrido en la hermana república de Uruguay pone nuevamente de manifiesto la necesidad de estar alertas y participar activamente para sostener toda iniciativa que procure defender la vida por nacer. La "cultura de la muerte" no cesa en sus intentos por imponerse, quienes amamos la vida no podemos relajarnos, por el contrario, debemos redoblar nuestras oraciones y nuestro esfuerzo.


Venzamos el mal a fuerza de hacer el bien


Fuente AICA

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación