"No hay dolor en la tierra que el cielo no pueda sanar"

La oración es el terreno fértil donde El Señor viene a nosotros con su paz y consuelo. Por el Pastor Osvaldo Carnival.

 
"No hay dolor en la tierra que el cielo no pueda sanar"

Lectura: 2 Corintios 1:1-10



"Bendito sea el […] Padre de  misericordias y Dios de toda consolación." —2 Corintios 1:3



Thomas Moore (1779-1852) era un compositor, cantante y poeta irlandés. Sus talentos brindaron gozo a muchos que lo vieron ejecutar o cantar sus canciones. Lo trágico fue que su vida personal atravesó varios momentos de angustia, incluso ver morir a sus cinco hijos a lo largo de los años. Las heridas personales de Moore hacen que estas palabras de una de sus canciones sean sumamente significativas: "Traigan aquí sus corazones quebrantados, cuenten aquí sus angustias; no hay dolor en la tierra que el cielo no pueda sanar."


Esta conmovedora declaración nos recuerda que encontrarse con Dios en oración puede curar nuestra alma angustiada.

El apóstol Pablo también observó que nuestro Padre celestial puede dar solaz al corazón turbado. Les escribió a los creyentes de Corinto: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones…» (2 Corintios 1:3-4). No obstante, a veces estamos tan preocupados con un dolor interior que nos aislamos de Aquel que puede consolarnos. Es necesario recordar que el consuelo y la sanidad divina llegan a través de la oración.


Cuando le confiemos las cosas a nuestro Padre, podremos sentir paz y empezar a experimentar la sanidad en nuestro corazón atribulado, ya que, sin duda, no hay dolor en la tierra que el cielo no pueda sanar.




LA ORACIÓN ES EL TERRENO DONDE MEJOR CRECEN LA ESPERANZA Y LA SANIDAD

 
 
  • ronald
    Gracias Dios
  • NOMBRE mariano
    Pienso que para el que tiene una gran tribulación por una negligencia, por cometer un grave error, o falta de responsabilidad y tiene que llevar esa angustia toda su vida aún arrepintiéndose cada segundo de su vida y no consigue consuelo, es tan tormentoso ese padecer que solo puede en contra la paz y el sosiego en quitarse la vida. Es triste pero la realidad está día a día en las noticias. La oraciòn es muy reconfortante, más aun pidindole a Dios que te perdone,pero cuando arrastras a otra persona sin culpa alguna y sientes a cada momento que te lo esta recriminando que le as arruinado su vida, es cuando encuentras vacío de Dios, desamparo y soledad. Hay errores o pecados que tu alma no encuentra la paz y una cosa te lleva a la otra. No siempre esa frase de Thomas Moore te lleva a la absolución.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación