¿Qué son los evangelios apócrifos?(II)

Continúa la explicación sobre estos escritos de la antigüedad. Hoy, el "Proto Evangelio de Santiago".

 
¿Qué son los evangelios apócrifos?(II)

Como sería imposible mencionar todos estos escritos en esta sección, solamente mencionaremos los más importantes y los que más han influido en el pensamiento de la Iglesia a lo largo de los años, con el fin de tener una idea sumaria de éstos, señalando las aportaciones positivas y negativas que han surgido de ellos.


El más importante, sin lugar a dudas, es el "Proto Evangelio de Santiago". Este escrito es el apócrifo ortodoxo más antiguo que se conserva íntegro y que más ha influido en las narraciones sobre la vida de María y de la infancia de Cristo. Este escrito fue realizado por un desconocido, quien lo atribuyó a Santiago el Menor con el fin de que alcanzara popularidad y prestigio. Parece haber sido escrito en diferentes etapas; la primera de las cuales no es anterior a la mitad del siglo II (ca. 160) y su redacción final, tal como la tenemos ahora no va más allá del siglo IV.

Podemos decir que "Proto Evangelio de Santiago" pretende ante todo proteger la Virginidad Perpetua de María que se vería amenazada en el siglo II por el ataque de los paganos y de algunas sectas Judaicas. El autor, al parecer, sería un cristiano helenista de Egipto o del Asia menor que se propuso tejer una narración novelada y sensacionalista de la vida de María con un fin más apologético que histórico.


Apesar de todo, este escrito tuvo una fuerte influencia entre los escritores y oradores de los primeros siglos e impactó fuertemente la teología y la vida litúrgica de la Iglesia. A este documento se debe el nombre de los padres de la Santísima Virgen María y la fiesta de la Presentación en el Templo. Uno de los problemas con los que se enfrenta hoy la teología, es el hecho de que por siglos este escrito llegó a considerarse como histórico, llegando a darle credibilidad a muchas de las escenas que en ella se relatan y que no pueden ser sino producto de un amor desmedido por la Madre de Dios y que en nada pudieron estar referidas a la realidad vivida por la  Virgen María.


En este escrito, que como decíamos pretende defender la Virginidad perpetua de María, se proponen historias fantásticas en las cuales se hace ver a la Virgen como una persona que era alimentada por los Ángeles, viviendo en una especie de monasterio en donde sus pies no tocaban el suelo al caminar.

En su afán de proteger la virginidad (salvando los pasajes de las Sagradas Escrituras en donde se mencionan a los "hermanos de Jesús") el autor del Proto Evangelio de Santiago presenta a José como un viejito viudo, el cual habría ya tenido familia con su primer esposa y a quien se le encarga la custodia de María. Esto, aunque protege el pasaje bíblico, desencarna la realidad de la santa pareja de Nazaret, ya que José debió de haber sido un joven de unos 30 años y muy enamorado de la hermosa María.


Tanto el nacimiento de Jesús como su infancia es narrada de manera novelesca y rodeada de muchos milagros. Este escrito, pues, ha servido para enriquecer la liturgia, pero dado su carácter y su finalidad, ha creado confusión en muchos círculos teológicos por lo que hoy por hoy se lo ve con mucha cautela y, sobre todo, se distingue en él su estilo literario con el fin de no tener por histórico lo que no lo es.


Ernesto María Caro


Fuente Catholic.net

 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación