Conviértete, levántate y sígueme

Presentamos el comentario de Emilio Rodríguez Ascurra para este domingo III durante el año.

 
Conviértete, levántate y sígueme

En el domingo en el que iniciamos la Semana por la Unidad de todos los Cristianos, la liturgia de la Palabra nos invita a movernos, a anunciar la Buena Nueva a aquellos que están expectantes y que aun aguardan que alguien se las acerque.


Son muchos quienes se encuentran en esta situación, al mismo tiempo que la Verdad depositada en nosotros, la de la Encarnación de Dios en su Hijo Jesús, nos imprime una mayor responsabilidad respecto de este anuncio.


El llamado de Dios al profeta Jonás marca un auténtico itinerario de acción, al pedido de “Levántate y ve a Nínive”, Jonás no duda un instante; para ese entonces Nínive representaba la ciudad grande y rica pero alejada de Dios, de cultura pagana, en la que se veneraban diversos dioses. Podríamos pensar que hoy en muchos lugares veneramos a dioses como el dinero, el placer egoísta, el consumismo, la intolerancia a quienes son distintos, etc.

No obstante, es interesante destacar que al primer llamado del Señor a Jonás, el mismo también se pone de pie, pero para ir a Tarsis, a otra ciudad distinta a la que había sido enviado, privilegiando su voluntad. No lo hace motivado por su propio deseo sino por enojo con Dios, pues ¿cómo Dios podía perdonar a quienes no profesaban una fe pública y no cumplían todos los mandatos como él?

Pensémoslo para nuestra vida de fe, y descubriremos que, en oportunidades, también prejuzgamos actitudes divinas que nos resultan chocantes, no siempre llegamos a comprender que Dios es el Dios de todos, también de quienes llama a convertirse para que lo reconozcan como el Creador que nos ama y ha entregado su vida por nosotros.

San Pablo invita a la conversión del corazón, deja en claro que los bienes de esta vida pasan y que la vida eterna es la que nos aguarda.

El llamado de Jesús a sus primeros discípulos pone de manifiesto que el Dios pre-anunciado por los profetas ha llegado, ha comenzado a actuar en la historia y busca a todos. No va primero al templo sino que recorre y mira a Pedro, Andrés, Santiago y a Juan y los invita a caminar juntos, a dejarlo todo para ganarlo todo. Esta es la voluntad de Dios, que todos los hombres se reúnan en su Reino para contemplarlo como familia humana, la labor ecuménica por la que rezamos de forma especial esta semana, pero que siempre debe estar presente entre nuestras intenciones, busca tender puentes y derribar muros que nos ayuden a ver la luz de Dios y a ser iluminados por ella.

Emilio Rodríguez Ascurra - contactoconemilio@gmail.com

 
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación