Dios tiene la última palabra

Ante la impaciencia que nos puede generar la maldad presente en el mundo, la Palabra de Dios nos recuerda que nada escapa a la mirada del Señor. Por el Pastor Osvaldo carnival.

 
Dios tiene la última palabra

Lectura: Salmo 37:1-11


"… no te irrites, sólo harías lo malo." —Salmo 37:8

 

¿Te molesta ver cuánta atención presta la sociedad actual a personas que defienden todo lo malo? Quizá se trate de estrellas del espectáculo que ocupan la primera plana mientras fomentan filosofías inmorales con su música, películas o programas. O pueden ser líderes políticos y sociales que abiertamente menosprecian los patrones de vida recta.

Sería fácil impacientarnos ante esto y estrujarnos las manos desesperados, pero el Salmo 37 sugiere un camino mejor. Escucha el sabio consejo de David: «No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad» (v. 1).

Aunque está bien ser «sal» y «luz» (Mateo 5:13-14) en este mundo insulso y oscuro, para intentar contrarrestar el pecado al reflejar la luz de Jesús donde sea posible, no podemos permitir que fuerzas negativas nos hagan vivir enojados y airados (Salmo 37:8). En cambio, debemos descansar en Dios y dejar que Él tenga la última palabra respecto a los malignos: «… como la hierba verde se secarán» (v. 2). Además, deberíamos adoptar el enfoque de David: (1) «Confía en el Señor, y haz el bien»; (2) «te apacentarás de la verdad»; (3) «deléitate asimismo en el Señor»; (4) «encomindale tu camino»; y (5) «guarda silencio ante él Señor, y espera en él» (v. 3-7).

Tal vez no nos guste lo que vemos y oímos en distintos ámbitos de la sociedad, pero recuerda esto: Dios tiene el control. Confía en que Él hará lo correcto y no te impacientes.

 

NO DESESPERES ANTE LA MALDAD; DIOS TIENE LA ÚLTIMA PALABRA
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación