El amor a Dios y el sectarismo, no son compatibles

La Fe es un regalo de Dios, pero la forma de creer es parte de la libertad que también nos ha sido dada por El. No parece que sea su Voluntad el enfrentamiento entre quienes decimos amarlo.

 
El amor a Dios y el sectarismo, no son compatibles

Yo Creo es un espacio para la fe y el encuentro con Dios. De allí su slogan, “un encuentro con Dios a sólo un click de distancia”. 


Para los que trabajan en Yo Creo es una enorme Gracia recibir mayoritariamente los comentarios de personas que –independientemente de su origen y de su elección para Creer- se manifiestan en un marco de respeto, solidaridad, aliento al necesitado y amor por su prójimo.


Es absolutamente conmovedor recibir las intenciones de la comunidad de Yo Creo que abarcan pedidos de oraciones para personas con cáncer o depresiones, por la salud espiritual de un hijo o para salvar a un matrimonio, entre tantas otras.


Por eso, cada vez que recibimos en las redes sociales expresiones sectarias de quienes no entienden que Dios “nos juzgará en el amor”, sin hacer distinción entre blancos y negros, judíos o cristianos, católicos o evangelistas, produce una gran tristeza. En un mundo corrompido por el paganismo, por nuestros pecados y por la indiferencia hacia Dios, que nos estemos enfrentando por nuestra Fe, por nuestros ritos o por nuestras convicciones, creyéndonos mejores que nuestros hermanos quién sabe porqué razón, desorienta y banaliza la visión fundacional de Yo Creo.


Este es un espacio que necesita del respeto de los que lo vamos fortaleciendo con nuestra presencia día tras día. Por eso siempre hemos intentado que todos se sientan cómodos con la forma en la que Yo Creo entiende el amor a Dios y la amplitud de su visión. Y lo seguiremos haciendo.


Dios los bendiga.


Yo Creo


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación