El mundo necesita pacificadores

Frente a la agresividad que nos rodea, un corazón manso y humilde, como el de Cristo, puede hacer la diferencia. Por el Pastor Osvaldo Carnival.

 
El mundo necesita pacificadores

Lectura: Filipenses 4:4-9


"Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres." —Romanos 12:18

 

En un viaje reciente, un auxiliar de vuelo me preguntó si volaba con mucha frecuencia. Cuando le contesté que sí, dijo: «¿No ha observado que la gente en las aeronaves están volviéndose cada vez más agresiva últimamente?». Tuve que confesar que estaba de acuerdo. Entonces, empezamos a hablar de cuáles podrían ser las causas; cosas como las crecientes medidas de seguridad aeroportuarias, los costos elevados, la disminución en los servicios y una insatisfacción generalizada con respecto a los viajes. Para confirmar que lo que decíamos era cierto, ¡nuestra conversación se vio interrumpida por un pasajero que no quería sentarse en el lugar que le habían asignado, porque le gustaba más el de otro!

Cuando los seguidores de Cristo se enfrentan con enojos y agresividades, pueden ser pacificadores. Pablo le escribió a la iglesia de Roma planteándole este desafío: «Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres» (Romanos 12:18).

¿Qué significa esto? Por un lado, que debemos controlar lo que está a nuestro alcance. No podemos controlar las actitudes de los demás, pero sí nuestras reacciones. Cuando nos vemos rodeados de ira y de actitudes hostiles, podemos exhibir el corazón del Príncipe de paz al responder de una manera bondadosa y pacífica. De este modo, demostraremos la actitud de nuestro Salvador en un mundo de creciente agresividad.

 

EL MUNDO NECESITA UNA PAZ QUE SUPERE TODO MALENTENDIDO
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación