El shofar, todo un símbolo religioso judío

La historia y la actualidad de este llamativo instrumento, cuyo uso ya aparece en la Biblia.

 
El shofar, todo un símbolo religioso judío

"En la Biblia (Antiguo Testamento) aparece setenta y dos veces mencionada la palabra shofar, pero siempre en contextos seculares como batallas, coronaciones, ocasiones especiales y desastres", afirma Phillip Vukosavovic, comisario de una muestra sobre este instrumento que se realiza por estos días en Jerusalén. "Pero en una sola ocasión -agrega- se le puede atribuir una connotación religiosa y es en el año Jubilar (Yovel, cada cincuenta)".


En las traducciones que se hicieron de la Biblia hebrea, el shofar es usualmente reconocido como una "trompeta", si bien está lejos de serlo, o siquiera parecerlo, y su uso, en cualquier caso, es muy anterior.

Instrumento milenario, el cuerno era común en el campo de batalla de los pueblos del Mediterráneo Oriental y Mesopotamia, aunque sólo el judío ha seguido utilizándolo desde entonces de forma ininterrumpida.

"Shofar" es en realidad el nombre que los israelitas daban exclusivamente al cuerno hueco de un animal, es decir, que su masa ósea interna podía ser extraída fácilmente de su capa externa queratinosa.

Contrariamente a las creencias, este cuerno ritual no tiene por qué provenir de un animal puro según las leyes judías (comúnmente, "kosher"), sino únicamente de un tipo particular de cuerno hueco.

En la naturaleza existe más de cien animales de los que se puede extraer y su origen dependerá de los que estén más al alcance: los judíos marroquíes suelen hacerlo de un carnero, pero los de Yemen lo tienen de hasta un antílope africano.

Y si en la actualidad puede ser visto en cualquier tienda de recuerdos del moderno Estado de Israel y es tocado en importantes ocasiones festivas nacionales -como la elección de un nuevo presidente-, históricamente el uso del shofar estaba restringido a las sinagogas en sólo las dos jornadas más sagradas del calendario judío: Año Nuevo y el Día del Perdón.

La Biblia recuerda esos días como "Yom Truá" (día del sonido de júbilo, en hebreo), pero en sus meticulosas descripciones no hablan en ningún momento de instrumentos y mucho menos del shofar.

Se trataba de un instrumento utilizado principalmente para eventos seculares y se convierte en instrumento religioso sólo con el comienzo del destierro (en el siglo I); cuando el cristianismo adoptó todo tipo de símbolos para definirse como religión, el judaísmo hizo lo mismo.

El resto fue obra de los exégetas y rabinos que compilaron y analizaron el Talmud en los siglos siguientes a la destrucción del Templo de Jerusalén (70 d.C.), que fueron los que concedieron al shofar su actual uso religioso en las sinagogas en esas dos jornadas sagradas.

Sólo con la creación del Estado de Israel en 1948 este instrumento volvió a recuperar, en parte, su uso secular en ceremonias de estado, una practica casi regularizada desde que en 1967 el entonces rabino militar Shlomo Goren lo tocara frente al Muro de las Lamentaciones, al finalizar la Guerra de los Seis Días.

Fuente EFE

 
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación