En las manos del Dios justo

Vivimos en un mundo de injusticias, la Palabra del Señor nos asegura que nada escapa a su mirada. Por el Pastor Osvaldo Carnival.

 
En las manos del Dios justo

Lectura: Ester 3:1-11; 7:1-10


"… Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor." —Romanos 12:19

 

Durante casi un año, un amigo que trabaja en una editorial vivió con miedo a ser despedido. Por razones desconocidas, un nuevo jefe de departamento empezó a incluir comentarios negativos en su informe laboral. Entonces, el día en que mi amigo esperaba quedarse sin trabajo, al que despidieron fue al jefe.

Cuando los israelitas estaban cautivos en Babilonia, un judío llamado Mardoqueo vivió una situación similar. Amán, el funcionario más destacado del rey Artajerjes, esperaba que todos los oficiales de la corte se arrodillaran y lo honraran, pero Mardoqueo se negaba a inclinarse delante de nadie, excepto ante Dios (Ester 3:1-2). Esto indignó a Amán y decidió destruir no sólo a Mardoqueo, sino también a todos los judíos dentro del Imperio Persa (v. 5-6). Convenció al rey para que firmara un decreto que autorizaba exterminarlos y empezó a construir una horca para ejecutar a Mardoqueo (5:14). Sin embargo, en un giro inesperado de los acontecimientos, él mismo fue ejecutado en la horca que había preparado, y se le perdonó la vida al pueblo judío (7:9-10; 8).

En literatura, esto se llama justicia poética. No todos experimentan la justicia de una forma tan dramática, pero las Escrituras prometen que, un día, Dios hará justicia (Romanos 12:19). Mientras esperamos, debemos hacer todo lo posible para obrar rectamente y dejar los resultados en las manos del Señor.

 

LA BALANZA DE LA JUSTICIA DIVINA SIEMPRE SE EQUILIBRA. SI NO ES AHORA, SERÁ DESPUÉS.
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación