En los santos brilla la Palabra de Dios

Las enseñanzas del apóstol Pablo sobre la santidad de los creyentes. Por el Pastor Osvaldo Carnival.

 
En los santos brilla la Palabra de Dios

Lectura: Colosenses 1:1-2


A los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas… —Colosenses 1:2

Tal vez no sea un nombre aplicable a nosotros, pero, en el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo solía llamar «santos» a los creyentes (Efesios 1:1; Colosenses 1:2). ¿Los llamaba así porque eran perfectos? No. 

Aquellas personas eran seres humanos y, por lo tanto, pecadores. Entonces, ¿qué tenía en mente?

La palabra santo en el Nuevo Testamento significa que uno es apartado para Dios. Describe a aquellos que están espiritualmente unidos a Cristo (Efesios 1:3-6). Es sinónimo de los individuos que creen en Cristo (Romanos 8:27) y de los que componen la Iglesia (Hechos 9:32).

Mediante el poder del Espíritu, los santos tienen la responsabilidad de vivir a la altura de su llamado. Aunque no se reduce solo a lo siguiente, incluye abandonar la inmoralidad sexual y el uso de un vocabulario impropio (Efesios 5:3-4). Debemos adoptar nuevos rasgos de carácter en el servicio mutuo (Romanos 16:2): humildad, bondad, paciencia, amor, unidad en el Espíritu en el vínculo de la paz (Efesios 4:1-3), obediencia y perseverancia en medio de los problemas y las dificultades (Apocalipsis 13:10; 14:12). En el Antiguo Testamento, el salmista llamó santos a «los íntegros…» (Salmo 16:3).

Nuestra unión con Cristo nos convierte en santos, pero nuestra obediencia a la Palabra de Dios por medio del poder el Espíritu Santo nos santifica.

 

LOS SANTOS SON PERSONAS A TRAVÉS DE LAS CUALES BRILLA LA LUZ DE DIOS
 
 
  • NOMBRE teresa
    DESCRIPCION Que si Dios nos puso en este lugar, el que ocupe cada uno de nosotros, es porque tenemos una misión que cumplir mientras estemos de tránsito por la tierra, lo ideal sería que, como cada individuo es una iglesia, nos unamos saliendo de nuestros cuerpos de carne, para transformarnos en lo que realmente somos, ALMAS y como tales lleguemos a cada una de aquellas que aún no sintió dentro de sí ese mandato, para que Brille la Luz de Dios.-

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación