Entrégale tus penas a Jesús

La tristeza nos visita varias veces a lo largo de la vida. Es entonces cuando debemos recordar las promesas del Señor. Por el Pastor Osvaldo Carnival.

 
Entrégale tus penas a Jesús

Lectura: Salmo 40:1-5


… Por la noche durará el llanto, y a la mañana vendrá la alegría. —Salmo 30:5

 

Angie no podía ver porque los vidrios de su automóvil estaban empañados por la niebla. Sin darse cuenta, se cruzó delante de un camión. El accidente le dañó tanto el cerebro que perdió el habla y no pudo cuidarse más sola.

Con el paso de los años, me ha asombrado la capacidad de resistencia de los padres de Angie. Hace poco, les pregunté: «¿Cómo se han arreglado para manejar esta situación?». Reflexivamente, su padre respondió: «Con toda sinceridad, la única manera de haber sido capaces de hacerlo es estando cerca de Dios. Él nos da la fortaleza que necesitamos para seguir adelante».

La madre de Angie coincidió con él y agregó que durante un tiempo, después del accidente, estaban tan tremendamente angustiados que se preguntaban si alguna vez podrían volver a tener gozo. A medida que se volcaron al Señor, recibieron una innumerable e inesperada cantidad de provisiones para suplir las necesidades físicas y espirituales de Angie y también de toda su familia. Aunque la muchacha nunca recuperó la capacidad de hablar, ahora les responde con amplias sonrisas, y esto les da gozo. El versículo favorito de sus padres continúa siendo: «Por la noche durará el lianto, y a la mañana vendrá la alegría» (Salmo 30:5). ¿Alguna vez experimentaste una tristeza extrema? Cuando te apoyas en tu Señor amoroso, está vigente la promesa de un gozo futuro en medio de tus lágrimas.

 

ENTRÉGALE TUS PENAS A JESÚS, EL «VARÓN DE DOLORES»
 
 
  • maría inés
    Estuvo mi vida al límite por una enfermedad, y después de caminar con ella, al tiempo me di vuelta, miré para atrás y vi que Dios había estado junto conmigo, a pesar de que yo en esos momentos tan duros, le suplicaba con ardor infinito, pero mi angustia superaba mi visión de Dios. Amo a Dios.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación