Francisco: Si quieren ir al Cielo, lean Mateo 25 y las Bienaventuranzas

En el encuentro con los jóvenes argentinos, el Papa envió un mensaje y les pidió que “hicieran lío”.

 
Francisco: Si quieren ir al Cielo, lean Mateo 25 y las Bienaventuranzas

Mateo 25: 31 - 46


31       «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria.


32       Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos.


33       Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.


34       Entonces dirá el Rey a los de su derecha: "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.


35       Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis;


36       estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme."


37       Entonces los justos le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber?


38       ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos?


39       ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?"


40       Y el Rey les dirá: "En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis."


41       Entonces dirá también a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles.


42       Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;


43       era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis."


44       Entonces dirán también éstos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"


45       Y él entonces les responderá: "En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo."


46       E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.»


Las Bienaventuranzas



Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:



Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.



Bienaventurados los mansos , porque ellos poseerán en herencia la tierra.


Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.


Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.


Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.


Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.


Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.


Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.


Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.


Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación