La Liturgia de las Horas

La Liturgia de las Horas, también llamado Oficio Divino, nació históricamente como el cumplimiento de una exigencia evangélica propuesta por el mismo Jesús al decir, “es preciso orar en todo tiempo sin desfallecer”.

 
La Liturgia de las Horas

Antes de entrar en lo que es propiamente la Liturgia de las Horas repasaremos otros conceptos importantes para que sea más fácil comprender su grandeza e importancia.


La Oración:


La oración es la conversación del hijo de Dios con su Padre Celestial bajo la influencia del Espíritu Santo. Esta conversación filial con Dios, es para adorarlo, alabarlo, manifestarle nuestro amor, tratar de conocer su voluntad y obtener de Él la ayuda necesaria para cumplirla, como decía san Agustín, “Señor ayúdame en lo que pides, y pídeme lo que quieras”.


Santo Tomas la define: “La oración es la elevación de la mente a Dios para alabarle y pedirle cosas convenientes a la eterna salvación” (Suma Teológica II-II q83 a1)


La alabanza es una de las finalidades más nobles y propias de la oración. La adoración, la alabanza, la reparación de los pecados y la acción de gracias, encajan admirablemente con la oración.


La petición es la nota más típica. Lo propio del que ora es pedir, ya que se siente débil e indigente y por eso recurre a Dios. Y si bien no se prohíbe pedir cosas materiales (salud, trabajo, etc.), esto debe pedirse como medio para servir mejor a Dios y tender a nuestra felicidad eterna.


Los Salmos:


Dentro de la Sagrada Escritura, mas precisamente en el Antiguo Testamento encontramos diversos episodios particulares de personajes en oración (Abraham, Jacob, Moisés, Samuel, y otros), encontramos también el libro de los Salmos.


La riqueza de la salmodia radica en que dado que son Palabra de Dios, quien reza los salmos, habla a Dios con las mismas palabras que Dios nos ha dado. Así, al rezar los salmos se aprende a orar, son una escuela de oración.


El Santo Padre, Benedicto XVI nos enseña en una de sus catequesis que se encuentran en el libro de los Salmos dos ámbitos que sintetizan su modo de oración: la súplica y la alabanza. La súplica, esta animada por la certeza de que Dios responderá y esto abre a la alabanza y la acción de gracias, las cuales surgen de la experiencia de una salvación recibida, a partir  de una necesidad de ayuda expresada en la súplica.


Los Evangelios nos presentan varios pasajes en los cuales Cristo reza con los Salmos:


-     Dios mio, Dios mio ¿Por qué me has abandonado?, corresponde al Salmo 21 (Mc 15,39)


-        Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu, corresponde al salmo 30 (Lc 23,46)


-        También nos refiere, que terminada la cena pascual, entonando el himno partieron hacia el monte de los Olivos (Mt 26,30). Este himno debió ser el salmo 135 que era el que se rezaba después de la cena Pascual.


La Liturgia de las Horas:


El Oficio Divino o Liturgia de las Horas es la voz de la Esposa que habla al Esposo, mas aun, es la oración  de Cristo con su Cuerpo al Padre. Es la misma voz del Señor a la que se asocian los coros de los ángeles y de los santos en el cielo como así también la de todos los fieles en la tierra, para glorificar a Dios.


Es la oración oficial de la Iglesia cuyo fin específico es la santificación del día ¡Qué espectáculo hermoso para el cielo y para la tierra es la Iglesia en oración!


Todo el día y toda la noche, sin cesar, se repite sobre la tierra la divina salmodia de los cantos inspirados y no hay hora del día que no sea santificada por su liturgia especial; no hay periodo alguno de la vida, grande o pequeño, que no tenga lugar en la acción de gracias, en la alabanza, en la reparación por medio de la oración del Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia.


La liturgia de las horas tiene como eje de su estructura a los salmos, en todas las horas se rezan al menos tres (excepto en la oración nocturna de Completas) pero tiene además, otros canticos sacados de la sagrada escritura y diversas pasajes bíblicos que se toman como breves lecturas.


Por tener a Dios como origen y como fin el rezo del Oficio constituye una obra verdaderamente divina.


La liturgia de las horas esta formada por el Oficio de Lectura, dos horas mayores llamadas Laudes y Vísperas, tres horas menores llamadas Tercia, Sexta y Nona y una oración nocturna llamada Completas.


·       Oficio de Lectura: Equivale a las vigilias tradicionales nocturnas. Con la alabanza se conjuga en este oficio la lectura bíblica y de los Santos Padres y la oración meditativa.


·       Laudes: Es el oficio eclesial de la aurora. Es evocación del misterio esplendoroso de la resurrección. Al amanecer brota de toda criatura un canto de júbilo, el himno de la vida y del trabajo creador.


·       Tercia, Sexta y Nona: Una de las tres es siempre de rigor. Todas son para santificar el trabajo. Cada una pide algo especial. Tercia: el recto uso de la lengua y demás sentidos y del esfuerzo humano de cada día. Sexta: propicia la concordia y apaciguamiento en la actividad febril. Nona: se acuerda de los que van acercándose al atardecer de la vida.


·     Vísperas: son las laudes vespertinas y ambas, el eje de todo el oficio divino. Son himnos, salmos, canticos de acción de gracias al Padre por las maravillas de la creación y por su asistencia constante al hombre que trabaja por el pan material y el celestial.


·       Completas: es un rezo muy breve con examen particular sobre el comportamiento del día y un saludo filial a la Virgen María.


Ya presentada la oración, consideremos su riqueza y santidad propia. Vivámosla como miembros amadísimos del cuerpo de Cristo y si aun no la rezamos, consideremos comenzar a hacerlo. Unámonos a la Iglesia en su alabanza continua al Padre donde los ángeles y los santos nos acompañan en tan hermosa tarea.


 


(Fuente: Nelson Ortega)


 
 
  • veronica
    muy bueno lo que dice,, me ayudo a reflexionar bien que es una oración y a su vez como hacerla de una manera que se convierta en una oración divina para adorar a nuestro señor. gracias!
  • Ayelen Anahi Pereira Avila
    Es preciso orar en todo tiempo sin desfallecer.... eso es lo que el nos pide y que importante es tener nuestra fe firme aferrados de la oración, los salmos y la liturgia de las horas.Como nos ayuda lo escrito en estas notas, excelente.
  • Ayelen Anahi Pereira Avila
    Cuan de importante es saber lo que uno hace el significado y sentido de lo que practicamos.... muy bueno Nelson.
  • NOMBRE: Claudio
    DESCRIPCIÓN: Eh leído muchas veces Guías sobre la oración y de como poner nuestras acciones en las manos de Dios, sea por pedir, agradecer, conversar o simplemente para alabar y ofrecernos a Dios en Espíritu y obra. Ocasionalmente, tratado de entablar una charla con Dios, es una forma de orar, aunque tal vez debiera guiar un poco mas mi corazón y ofrecerle sin pensar, solo entregarme a los brazos de El . Siempre seguí el ejemplo de San Ignacio de Loyola "En todo amar y servir" decía el, y es justamente lo importante en la oración, tener algo que ofrecer, una acción, una idea un perdón; San Ignacio utilizaba algo, a lo cual a mi me gusta mucho, que es la Pausa "Ignaciana" Se trata de que al terminar tu día seas capaz de presentarle a Dios el resumen de las cosas que realizaste y estar en una constante comunicación con el.... Ahí radica todo lo que somos, en nuestras acciones, entre mas de estas, mas clara sera la relación que tenemos con Dios!
  • Juan
    Gracias por enseñarme la riqueza de la oracion de la Iglesia Catolica. Cuantas veces las rezamos sin meditar en la grandeza que tiene. El mismo Dios nos dio las palabras para hablar con Él. Excelente articulo.
  • Sil Isaguirre
    Muy bueno el artículo, esta muy bien redactado, sintético y sobre todo entendible .... Ahora me queda llevarlo a la práctica.... Hace muy poquito, Gracias a una gran persona , empece a profundizar, a instruirme con este Oficio tan lindo que Dios nos a regalado, "La Liturgia de las Horas" y me encanta, espero que Dios me ayude y me de la capacidad de aprender rápido. Muchas Felicitaciones!!! Sem. Nelson, por este artículo, me va a servir muchisimo... Muchas Gracias......

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación