La misericordia, camino de Evangelización

Reflexión de Emilio Rodríguez Ascurra para este domingo XVI durante el año.

 
La misericordia, camino de Evangelización



La imagen de Jesús Buen Pastor ha sido siempre, y lo sigue siendo, un ícono distintivo de la tarea de la Iglesia inaugurada por él. Jesús con la oveja sobre sus hombros suscita mucho mas que enternecimiento de parte de quienes la miramos, es todo un llamado a reconocer en él al pastor anunciado en el Antiguo Testamento, al guía que conduciría al pueblo escogido por el camino de la salvación, de la liberación de todas las ataduras del mal.



El Buen Pastor, conductor del pueblo de Dios, camino y meta de la vida cristiana, tiene la misión de conducir a todos hacia él, de reunirlos en torno suyo, judíos y gentiles como dirá san Pablo. Aquí la misión de la Iglesia, con san Pedro y san Pablo, cuya memoria celebramos el mismo día, llegar a todos, la misión por ambos realizada no es contradictoria sino complementaria. El llamado de Dios a la vida verdadera es para todos, no obstante solo algunos responden, de ahí que solo queden muchos y no todos los convocados.


Esa misión es hoy continuada por los papas, el actual Su Santidad Benedicto XVI, y por toda la comunidad fiel a su enseñanza como sucesor del apóstol Pedro, y bajo el cercano cuidado y protección de nuestros obispos. La convocatoria de Dios a perfeccionar la propia vida no se agota, no tiene fecha de vencimiento, sino un fin: que todos los pueblos se reúnan en su nombre y den gloria al único Dios y Señor.

La misericordia es la clave para llegar al corazón de cada persona, especialmente de aquellos que mas la necesitan, Dios no se olvida de ellos sino que obra en cada cristiano que sale a su encuentro respetando la libertad y la voluntad de cada uno. Misericordia que no quiere decir tibieza ni debilidad, sino generosidad, disponibilidad y ternura como herramientas de nuestro anuncio cristiano misionero.-

 


 



 


 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación