La Pascua

¡Resucitó Jesús! Esa es la gran noticia, algo que jamás había ocurrido antes, pero ¿Qué significa la Pascua para nosotros?

 
La Pascua


Pascua significa “paso”, es el paso de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad.


El pueblo de Israel recordaba cada año su liberación de Egipto, cuando Dios los llevó al desierto guiados por Moisés y atravesaron el Mar Rojo. Fueron momento muy difíciles para todos, había niños, ancianos, personas enfermas… todos pasaron de la esclavitud a la libertad.


La pascua judía recuerda que Dios puede hacer maravillas en la historia, que por muy complicada que resulte una situación siempre hay una salida si se confía en Él.


Jesús celebró la Pascua en la última cena con sus discípulos, después entregó su vida en la cruz y fue puesto en el sepulcro. Pero la historia no terminó ahí, en la muerte, Como Jesús lo había anunciado, resucitó. Así como Israel pasó de la esclavitud a la libertad, Él pasó de la muerte a la vida. Si la huida de Egipto había sido dificultosa ¡la pasión de Jesús fue terrible! Pero otra vez Dios manifestó su Gloria, esta vez  resucitando a su Hijo.


¿Por qué nos importa que Jesús haya resucitado? Porque al resucitar Jesús venció a la muerte. Claro que la muerte sigue presente en el mundo, pero no es la última palabra. El amor de Dios es más fuerte. Jesús nos dijo “Yo Soy la resurrección y la Vida, el que cree en mí aunque muera vivirá” (Jn. 11,25).


Pero la Resurrección de Jesús no solo es nuestra esperanza más allá de la muerte, es también una Nueva Vida para nosotros AHORA. Por la Fe y el Bautismo nos unimos a Jesús y podemos vivir ya la vida de hijos de Dios.


Herramientas:


·        Preparar una linda vela, adornada con flores, y encenderla. Luego cada participante enciende su vela de allí. Explicar el simbolismo de la “Luz de Cristo” que ilumina nuestra vida.


·        Cantar el Aleluya (cualquier versión), luego explicar el significado de esta expresión “alabado sea Yahvé” que es utilizada como exclamación de alegría.


·        Hacer una pequeña celebración de renovación de las promesas bautismales:


V/ ¿Renunciamos al Pecado, a toda forma de mal contra los demás, contra nosotros mismos y contra los mandamientos de Dios?


R/ Sí, renunciamos.


V/ ¿Creemos en Dios Padre creador de todo lo que existe?


R/ Sí, creemos.


V/ ¿Creemos en Jesucristo, su Hijo, que murió y resucitó para darnos una nueva vida?


R/ Sí, creemos.


V/ ¿Creemos en el Espíritu Santo que habita en nuestros corazones?


R/ Sí, creemos.


ORACIÓN: Señor Jesús que te entregaste por nosotros, ilumínanos con tu luz y ayudanos a mantenernos firmes en nuestra Fe. Amén

 
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación