Por una internet sin discriminación

Un fallo judicial obliga a Google a no facilitar la dirección de páginas antisemitas.

 
Por una internet sin discriminación

El pasado 16 de mayo se dio a conocer una fallo del Juzgado Nacional en lo Civil Nº 46, donde se ordenó a Google Argentina, el principal buscador de páginas en internet, que desindexe las páginas de contenido antisemita como también la prohibición de incluir anuncios publicitarios en las mismas.


El magistrado, Dr. Carlos Molina Portela, sostuvo en los fundamentos de su fallo que la prevención del daño constituye una de las finalidades del sistema de la responsabilidad civil. Esta función preventiva adquiere un especial significado en materia de derechos personalísimos debido a su particular relevancia y a la comprobación del carácter relativo, y en general insuficiente, del intento por reparar el daño ya ocasionado.

Ahora bien, cuando la agresión proviene de los medios de comunicación, el tema se vuelve notablemente complejo, pues la Constitución Nacional prohíbe al Congreso dictar leyes que restrinjan o limiten la libertad de prensa y veda la censura previa.

La Corte Suprema, en ese sentido, ha fijado su opinión respecto del privilegio constitucional de que goza la libertad de expresión (la que, conforme a la ley 26032, también ampara la búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de Internet), acotando que se trata de una de las garantías constitucionales que poseen mayor entidad en la protección de las libertades republicanas y los principios democráticos.

Entonces, ¿pueden los jueces pueden prohibir la realización de ciertas publicaciones (incluyendo las difundidas en la web) cuando afectan los derechos personalísimos? Si bien hay distintas corrientes doctrinarias que se inclinan por la absoluta o relativa protección del derecho a la libertad de expresión,
se puede trazar un criterio ecuánime: Ante la existencia de un mínimo de incertidumbre sobre la potencialidad agraviante de una noticia y las exigencias inmediatas de la libertad de expresión, debe prevalecer esta última. Pero, si no existe margen de duda al respecto (o sea sobre la ilicitud que significa publicar ideas incorporando agravios innecesarios), no parece irrazonable reconocer la atinada intervención preventiva del juez.



Con respecto a la cuestión debatida en este proceso cabe señalar que, de conformidad con lo dispuesto por la "Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial", "toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales", denota discriminación racial.

Asimismo, dicha Convención establece como deber de los Estados parte "prohibir y hacer cesar, por todos los medios apropiados, la discriminación racial practicada por personas, grupos u organizaciones".


La empresa demandada, facilita los enlaces a contenidos existentes en páginas de Internet que manifiestamente hacen una apología de la discriminación racial o, al menos, incitan y/o alientan a la discriminación. Por ello, el magistrado resolvió ordenar que se las quite de las llamadas "búsquedas sugeridas" de su sitio web (www.google.com.ar), desindexarlas de sus buscadores y abstenerse de incluir avisos publicitarios en ellas.


Este fallo es una buena noticia no sólo para la comunidad judía, sino para toda la sociedad, pues sienta un precedente en la lucha para que internet no se convierta en un medio de difución del odio y la discriminación.


M.N. © Yo Creo


 


 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación