Que no se pierda nadie

Comentario al pasaje evangélico de este domingo 4 de septiembre (Lucas 14, 25-33) redactado por monseñor Carlos Escribano Subías.

 
Que no se pierda nadie

El texto del Evangelio de este domingo, viene antecedido de unos versículos que, a modo de prólogo, nos ayudan a conocer mejor cual es la intención de Jesús al hacer su propuesta a los discípulos. El Señor les dirá: “No es voluntad de vuestro Padre, que está en el cielo, que se pierda ni uno de estos pequeños” (Mt 18, 14).


El Señor urge a la comunidad cristiana a actuar con especial diligencia y solicitud ante el pecado de uno de sus miembros. El corazón misericordioso de Dios mira con especial unción a los que se alejan de Él, buscando siempre la reconciliación y el perdón. El corazón de Dios se conmueve y nos propone caminos para dejar atrás nuestro pecado y debilidad. En ese contexto, el evangelista quiere poner el acento en la preocupación, que dentro de la Iglesia, todos debemos tener de todos, acogiendo la enseñanza y la actitud de Dios mismo. 

Lo que siempre impresiona es el modo de mirar y atender el Señor al pecador: le llama “pequeño”, débil, y cuando hay que ayudarlo y corregirlo, nos anima a no olvidar que nos estamos dirigiendo a un hermano en la fe. Por eso Jesús nos propone un camino nuevo: entrar en diálogo con el hermano para que descubra el mal que pueda estar haciendo, con la intención de que lo deje atrás. Estamos ante una verdadera “mediación” de amor que desea tocar al hombre para que libremente opte por el bien. Lo que Dios quiere no es la muerte del pecador sino que se convierta y viva. Se busca por todos los medios salvar al “otro”, no condenarlo.

Es verdad que hay casos especialmente difíciles. Los sabios pasos que propone Jesús, nos muestran un camino constructivo para ejercer la corrección fraterna. En primer lugar llamar la atención a solas, llenos de caridad. Si nuestro hermano permanece en su mal comportamiento es bueno que algún testigo intervenga con el fin de evitar planteamientos subjetivos que puedan hacer presuponer que existe algún tipo de mala intención. En un tercer momento habría que llamar la atención formalmente en nombre de la Iglesia o de la comunidad. Si la respuesta es nula por parte del sujeto, este debería comenzar de nuevo el camino pues se pone en el mismo plano que alguien que viene del paganismo y que no ha convertido su corazón al Señor.

El interés por el hombre, por parte de Dios, queda reforzado en los últimos versículos del evangelio de este domingo. Él está en medio de nosotros cuando unimos nuestro corazón y elevamos nuestra plegaría a favor de los demás. Si lo hacemos con el fin que nuestro hermano se reencuentre con Dios, con más motivo el Señor nos ayudará a que éste se convierta y viva.

Todos somos responsables de todos. En el fondo porque estamos llamados a vivir amando y a ser testigos del amor de Dios. El desamor, el pecado no deben tener cabida en la vida del creyente y de la Iglesia pues, como nos recuerda San Pablo, estamos llamados a “ser santos e irreprochables ante el Señor por el amor” (Efesios 1,5).

Fuente www.zenit.org
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación