Somos el rebaño del Señor

Alejarse de la comunidad puede ser fatal para la vida de fe. La importancia de permanecer en el "rebaño" que el Señor formó para Sí. Por el Pastor Osvaldo Carnival.

 
Somos el rebaño del Señor

Lectura: Salmo 77:11-20



Condujiste a tu pueblo como ovejas por mano de Moisés y de Aarón. —Salmo 77:20



Durante una demostración de pastoreo con un perro Border Collie, el entrenador explicó que, como las ovejas son sumamente vulnerables a los animales salvajes, su máxima defensa contra los depredadores es permanecer juntas formando un apretado grupo. «Una oveja solitaria es una oveja muerta —dijo el instructor.— El perro siempre las mantiene juntas mientras las guía».

La imagen bíblica de Dios como nuestro pastor es un poderoso recordatorio de cuánto nos necesitamos unos a otros en la comunidad de la fe. Al escribir sobre el éxodo de los israelitas de Egipto, el salmista dijo: «[Dios] hizo salir a su pueblo como ovejas, y los llevó por el desierto como un rebaño. Los guió con seguridad, de modo que no tuvieran temor…» (Salmo 78:52-53).

Como parte del rebaño de Dios, los que hemos creído en Cristo estamos bajo Su mano instructora y guardiana, y también rodeados de la presencia protectora de los demás. Formamos parte de un cuerpo más grande de creyentes en el cual hay seguridad y responsabilidad. Aunque seguimos adelante con nuestra obligación personal de pensar y de actuar como miembros del rebaño, debemos abrazar la idea de «nosotros» en lugar de «yo» en nuestra vida diaria. Con Cristo como nuestro Pastor y con los demás creyentes a nuestro alrededor, estamos seguros en medio del rebaño.


COMO PARTE DEL REBAÑO DE DIOS, LA PROTECCIÓN PROVIENE DE ÉL Y DE LOS CREYENTES ENTRE SÍ

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación