¿Como ser normales en el siglo XXI?

Una pregunta simple cuya respuesta exige una reflexión en serio. Por Nelson Ortega.

 
¿Como ser normales en el siglo XXI?
En nuestra época, una de las palabras que mas resuena es “normalidad”. Se nos invita por todos los medios a ser normales, o sea, a llevar una vida según el mundo, viviendo de manera cómoda, egoísta y placentera.

En este estilo de vida, todo o casi todo está permitido, ya que hay que pasarla bien sin importar como y la norma de conducta será hacer lo que todos hacen: de esta forma para el mundo solo es normal el joven que se emborracha, que vive su sexualidad de manera desenfrenada; un taxista, por ejemplo, será normal si altera las tarifas y cobra de más cada viaje; un jefe será normal si explota a sus empleados, etc. Sin embargo lo que todos hacen lejos esta de ser lo normal.

Pero ahora la pregunta es: ¿Qué es ser normal?

La Real Academia dice: normal es lo que se dice de una cosa que se haya en su estado natural.

Aristóteles y Santo Tomas de Aquino nos enseñan que normal es aquello que obra en conformidad con su naturaleza.

Por otro lado, Boecio define al hombre como una substancia individual de naturaleza racional. Tomando esta definición diremos que lo propio del hombre es la racionalidad, o sea, tener inteligencia, y esto es precisamente lo que lo diferencia de los animales y lo hace superior a ellos.

La racionalidad del hombre lo hace dueño de sus actos ya que por su inteligencia es capaz de dominar los impulsos correspondientes a su parte sensitiva. Dichos movimientos son las llamadas pasiones.

Los animales también tienen pasiones: amor (sensible), deseo, gozo, odio (sensible), aversión, tristeza, esperanza (sensible), audacia, desesperanza (sensible), temor, e ira.

El hombre a diferencia de los animales es capaz de dominar estos impulsos, como vemos por ejemplo cuando nos controlamos en un ataque de ira, o cuando por una enfermedad nos privamos de un alimento que nos hace mal aunque lo tengamos frente a nosotros. También por la razón, el ser humano es capaz de vivir la castidad, ordenando perfectamente su instinto sexual. 

Por la razón el hombre busca el bien a pesar de las dificultades que sensiblemente se le presenten, como lo hace un estudiante que a pesar del sueño, del cansancio, si tiene que estudiar, estudia.

Este comportamiento guiado por la razón, mientras más arraigado esté en nuestro modo de obrar, mientras más connatural nos resulte, será un modo de obrar que responde a la virtud.

La primera conclusión que podemos sacar por tanto, es que naturalmente el hombre normal será solo aquel que practique la virtud, porque estará obrando de manera racional, o sea… estará obrando conforme a su naturaleza y no por debajo de ella.

•1° conclusión: Solo el virtuoso vive según su naturaleza, solo el virtuoso es normal.

Ahora pasaremos a otro plano, al plano sobrenatural, aquí también sacaremos una conclusión importante.

El hombre, como los demás seres vivos posee un cuerpo y un alma, pero en el hombre esa alma es inmortal, fue creada para vivir y ser feliz eternamente.

El Catecismo de la Iglesia Católica en su parágrafo n° 1 dice: “Dios ha creado libremente al hombre para que tenga parte en su vida bienaventurada”. Y este es precisamente el fin último del hombre: Gozar de la felicidad eterna de la contemplación de Dios.

Pero para gozar de esta bienaventuranza eterna, el alma se debe hallar limpia, pura en estado de gracia, esto es, no debe tener en ella pecado mortal al momento de separarse del cuerpo por la muerte. Esto será fácil para el virtuoso ya que por su misma virtud no peca mortalmente porque en todo momento su libertad mas perfeccionada sabe elegir el bien mayor y no los inferiores, ni mucho menos los males para su alma. Pero aun en caso de pecar, es capaz de pedir perdón a Dios por sus pecados, con lo cual vuelve a estar en gracia.

De lo dicho podemos ir deduciendo, que si fuimos creados para gozar de la felicidad eterna que el hombre naturalmente desea, y no para caer en el eterno sufrimiento del infierno donde habrá llanto y rechinar de dientes(Mt 12,48), solo serán almas normales aquellas que vivan la santidad y lleguen al cielo alcanzando el fin para el que fueron creadas.

•2° conclusión: Solo el que alcanza la bienaventuranza es normal, solo el santo es normal.

Aquí debemos sin embargo hacer una importante aclaración. Conseguir la virtud, conseguir la santidad, no es fácil. Recordemos la profunda herida que nuestra naturaleza tiene a causa del pecado original de nuestros primeros padres. Sin embargo con mucho esfuerzo de nuestra parte, esfuerzo que a veces será doloroso ya que curar las heridas suele serlo, y sobre todo con mucha oración para obtener la ayuda de Dios podemos lograrlo, porque la gracia de Dios nos sana, nos sana en lo más profundo de nuestra alma y nos fortalece para seguir luchando con fuerza.

Sabiendo esto queridos amigos debemos con ayuda de nuestra inteligencia y de la gracia de Dios comportarnos realmente como verdaderos seres humanos íntegros, y dar ejemplo a los demás.

No aspiremos a menos, no nos degrademos como personas. Actuemos como lo que somos, la creación predilecta de Dios, pensemos que Él mismo se hizo hombre y vivió esta normalidad.

Seamos virtuosos, seamos santos, seamos normales y gocemos para siempre de la dicha que no tiene fin.

Por Nelson Ortega

Seminario de San Luis
 
 
  • Ali
    Que dificil es ser normal dentro del plan de Dios, poreqaue es como remar contra corriente con el mundo en todo...de no se por la Gracia de Dios y los sacramentos, nadie podria ser normal... Gracias Nelson por tu reflexion!
  • javiera
    apesar de parecer "anormal"(al no seguir las costumbres del resto), ante los ojos del resto, debemos comportarnos normales para ser mejores personas y asi ser virtuosos ante DIOS y para sentirnos mejor con nosotros mismos
  • Gabi La Motta
    DESCRIPCION.. Me parece muy interesante tu reflexion ya que es un tema actual, muy actual y que va a seguir siendo asi. Es dificil ser normal para el hombre que no vive su vida acompañada de la virtud. Por esta misma razon debemos primero; formarnos en la Fe y asi poder practicar la virtud y sobretodo VIVIRLA y ser normales. Me encanto tu articulo y me sirvio mucho. Gracias! :)
  • leo
    esta buena...
  • Alejandro
    Muy bueno, me gustó mucho la primera parte, lamentablemente en la sociedad actual cada vez más se toma como "normal" lo que hacen todos, lo que manda la moda, lo que los medios de comunicación normalizan. Vivimos bombardeados de mensajes que nos dicen que ciertas cosas están bien y no hacen daño a nadie, y so uno dice que están mal, te etiquetan de anticuado, o "mente cerrada". pero la verdad, es la verdad y punto.
  • Cecilia
    Excelente reflexion y muy clara como siempre. No debemos dejar que las modas y el "que diran" nos lleven por el camino de esa falsa normalidad y debemos ser nosotros los adultos, padres o no, los que les enseñemos y mostremos a nuestros niños que: no es normal inyectarse cosas que solo dañan nuestro cuerpo, que las agreciones y las faltas de respeto hacia nuestros projimos solo dañan nuestra alma aunque nos hagamos los sordos cuando nuestra conciencia nos habla; que no es normal concebir un niño sea en la circunstancia y que sea y como no tengo ganas de hacerme cargo de esa responsabilidad lo desecho como un pedazo de papel. Seamos concientes de que cada uno de nosotros marca el camino hacia su propia normalidad, nadie nos obliga a ser como otros, solo debemos seguir los pasos de Dios y ser lo mas coherentes posibles en cuanto a nuestras acciones, solo nosotros somos responsables de ellas. Dios siempre esta a nuestro lado para guiarnos y darnos un empujoncito si nos salimos del camino. Muchas gracias Nelson por tus palabras.
  • Maria Paula de Oliveira
    Estimado Nelson: leyendo tu artículo, me acordé de la célebre expresión de J.J. Rousseau: "el hombre es bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe". Para los padres del siglo XXI, el mayor desafío es crear nuestros hijos tal como dices, inclucando valores nobles y trabajando arduamente para "driblar" las anormalidades e distorciones de la sociedad actual. Muy buena reflexión! Gracias por el lindo regalo que nos brindaste.
  • Claus Valle
    Que buena reflexion Nelson...evidentemente ser normal hoy en dia es un amplio tema a tratar...mas aun cuando nuestra sociedad cada vez es mas corrompida..."Los ojos enfermos no pueden soportar la luz, que tan amable resulta para los ojos sanos"(San Agustin)...muchas gracias!!!
  • Ayelen Anahi Pereira Avila
    muy bueno!...Nelson seguí haciéndolos nos ayuda mucho para refleccionar y mantener nuestras convicciones te felicito!!!...

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación