¿Has llorado por Jesús?

El arrepentimiento y el dolor por nuestros pecados debe transformarse en propósitos concretos para nuestra vida actual.

 
¿Has llorado por Jesús?

¿Lloras?


—No te dé vergüenza. Llora: que sí, que


los hombres también lloran, como tú,


en la soledad


y ante Dios.


—Por la noche,


dice el Rey David, regaré con mis lágrimas mi lecho.


Con esas lágrimas, ardientes y viriles, puedes purificar


tu pasado


y sobrenaturalizar


tu vida actual.


(Fuente: Camino 216)


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación