¿Una Cuaresma sin Pascua?

Si ponés tu esperanza en Jesús resucitado, vas a tener una alegría y una paz que nadie te podrá quitar, porque vas a tener la certeza de que Él dio su vida por vos.

 
¿Una Cuaresma sin Pascua?

Estoy seguro de que si  pusiste todo tu empeño y esfuerzo en transitar radicalmente el tiempo de cuaresma como tiempo de preparación, “viviendo lo ordinario de manera extraordinaria” (como alguna vez comentó san Juan Pablo II), el buen Dios te regaló el poder vivir una sentida semana santa. Lo más probable es que ahora estés “rebosante de alegría” (sal. 125, 3) y experimentando un tiempo de pascua  lleno de entusiasmo.  Una cuaresma intensa lleva a transitar una pascua fuerte. Si es así, bien por vos. Y si todavía no te sucedió vivirlo, no te desanimes. Todo le llega al que sabe esperar.


Hoy el mismo Jesús te dice que te alegres. Y no solamente te lo dice, sino que también hace que experimentes esa alegría. Con su Pascua, el Señor te invita a que lo dejes darle sentido a tu vida. Él es el que renueva, el que transforma y el que te levanta de tus caídas (por más dolorosas que sean). Es Jesús el que te regala un corazón alegre, a pesar de las dificultades. Por eso, san Pablo nos dice que “si hemos muerto con Cristo resucitaremos también con él” (Rm 6, 8).


Te tengo una noticia: ¡Hoy es tiempo de resurrección! Si ponés tu esperanza en Jesús resucitado, vas a tener una alegría y una paz que nadie te podrá quitar, porque vas a tener la certeza de que Él dio su vida por vos. No nos podemos dar el lujo de vivir amargados porque Dios ama más allá de todo y sin límites. ¡No hay alegría más grande que la de saberse amado por Dios!


El papa Francisco afirma en su carta, Evangelii Gaudium: “Hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua. Pero reconozco que la alegría no se vive del mismo modo en todas las etapas y circunstancias de la vida, a veces muy duras. Se adapta y se transforma, y siempre permanece al menos como un brote de luz que nace de la certeza personal de ser infinitamente amado, más allá de todo” (6).


Por eso no te quedes con la mirada fija en el sepulcro y que tu vida no siga siendo un mundo de tristeza y llanto. Somos pecadores, ¡pero Jesús venció el pecado! Problemas vamos a tener, pero con Él todo tiene otro color. Es bueno vivir bien la cuaresma, pero acordate: Jesús resucitó. Que tu vida sea reflejo de un Cristo vivo, porque el sepulcro solo es signo de muerte. Si te encontrás con el resucitado, necesariamente te va cambiar la vida. Esa alegría te llevará a querer compartir la noticia con todos. Hoy te invito a que arda tu corazón en alegría y esperanza, porque “en esperanza hemos sido salvados” (Rm 8, 24). Vos también tenés que anunciar que Cristo vive porque hoy tenemos gente que sigue con “cara de vinagreta” y sin saber qué hacer, sin encontrar sentido. Anunciales que Jesús está vivo para ellos, que dio su vida por cada uno. Sacate la cara de sepulcro y ponete la cara de resucitado. Hoy no tengas miedo porque Dios camina con vos. Que este sea tu propósito para el tiempo que comenzamos. ¡Feliz Pascua!


(Fuente: YO CREO / Autor: Matías Burgui / @matias89_mb)

 
 
  • MARIADEL CARMEN DIRIENZO
    gracias matias por iluminar y ayudarnos a sentir y ver que jesus esta vivo y a tratar de transmitir la alegria del resucitado.bendiciones
  • MARIADEL CARMEN DIRIENZO
    gracias matias por iluminar y ayudarnos a sentir y ver que jesus esta vivo y a tratar de transmitir la alegria del resucitado.bendiciones
  • Valeria
    Ciertamente que esto es un desafio permanente en lo personal Rm 6-8 morir y resucitar con Jesús es una constante llena de esperanza en la vida del cristiano!

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación