"Yo quiero ojos azules"

El mundo, las cosas y nosotros mismos no son como nos gustaría. Aceptar los planes de Dios es el primer paso para servirlo en la tranformación de la realidad.

 
"Yo quiero ojos azules"

Cuando era niña, Amy Carmichael (1867–1951) deseaba haber tenido ojos azules en vez de marrones. Incluso oró para que Dios le cambiara el color de ojos, y se decepcionó cuando eso no ocurrió.


Al cumplir 20 años, Amy sintió que el Señor la estaba llamando para servirlo como misionera. Después de trabajar en varios lugares, se dirigió a la India. Allí fue donde se dio cuenta de lo sabio que era Dios al haberla hecho como ella era. Si sus ojos hubiesen sido azules, probablemente le habría resultado más difícil ser aceptada por personas de ojos marrones. Ella sirvió a Dios en la India durante 55 años.

En realidad, no tenemos certeza de que Amy haya sido aceptada más fácilmente por el color de sus ojos. Sin embargo, sí sabemos y creemos que no somos producto del azar, sino que fuimos creados por la sabiduría y el amor del Señor. Cuando nos sometemos a Su sabiduría en todo, podemos servirle de manera eficaz y somos más felices.


Jesús dijo: «El que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará» (Mateo 16:25).

Amy sabía lo que significaba la sumisión a Dios. Cuando le preguntaron sobre la vida en la obra misionera, ella respondió: «La vida del misionero es simplemente arriesgarse a morir». Y así, entregando sus días en el servicio del Evangelio y de los hombres halló la vida plena.


No lo dudes, entrégate hoy al Señor y acepta su voluntad.

 
 
  • NOMBRE Miguel Blanco Grajales
    DESCRIPCION Dios nos hace nacer en la familia específica, en el lugar exacto y en la cultura adecuada para tratar con nosotros y llevarnos a cumplir el propósito para el cual nos alcanzó por Cristo Jesús.

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación