Año nuevo: cuestión de actitud

“El sentido de la vida está en desarrollar nuestros talentos, de manera que añadan valor al mundo y lo conviertan en un lugar mejor”

 
Año nuevo: cuestión de actitud

Año nuevo, desafíos nuevos. Así cada año que se inicia se nos propone como unas renovadas 365 nuevas posibilidades, 12 meses para crecer, para seguir viviendo. Terminar el anterior implica un momento de evaluación, de auto examen, que nos lleva a mirarnos al espejo de nuestros logros y de nuestros fracasos, de aquello que hemos alcanzado, las metas que hemos cumplido, y lo que quedó en el tintero. Sin embargo hay algo en lo que coincidimos todos, o al menos muchos, cada día de nuestra vida y, con ello, cada año es una cuestión de actitud.


Muchos inician el año con diferentes rituales como usar ropa de un determinado color, cumplir con alguna tradición familiar, optar por un menú determinado, y llegan al final del mismo con el mismo cansancio que el anterior, o aun mas agobiados. Los ritos marcan el ritmo de la vida, el calendario litúrgico marca nuestra vida de fe y le da un nuevo horizonte a la vida a cada momento. No obstante son muchos quienes quedan sosegados por el tiempo transcurrido, ya sea por el estrés del ritmo vertiginoso en el que se vive hoy en día, o bien porque el tiempo se nos fue haciendo nada, es decir, no supimos aprovecharlo como hubiésemos querido.


La lengua griega propone dos términos para referirnos al tiempo chronos (cronos) y kairós (kairos), el primero hace alusión al tiempo medible, cuantificable, el del reloj, o el del calendario, es el medio de organización de la vida social, política, cultural y económica, al mismo tiempo que marca el ritmo de nuestra vida personal; el segundo se refiere al tiempo presente, al momento oportuno; mientras que el anterior vendría a ser algo así como la sistematización de la abstracción del tiempo, el segundo sería el tiempo en abstracto, pues lo que importa aquí no es tanto el movimiento de las agujas del reloj sino el grado de plenitud alcanzado. Cuando el Señor se refiere a “mi hora”, argumentando que aun no ha llegado, no hace única alusión al chronos, pues en otra parte dice “el tiempo se ha cumplido”, sino que se refiere más bien al kairós, es decir, a lo experiencial de la vida.


Comenzar un año siempre viene acompañado de una lista de objetivos por cumplir, muchas veces incluso de aquellos que están fuera de nuestro alcance, y nos engañamos creyendo que podremos cumplirlos, no obstante la auténtica sabiduría no está en conseguir los medios para lograrlos sino en vivir plenamente esa búsqueda y celebrar cada logro como si fuese el primero y el último, es decir, con total felicidad, solo así nuestro ritmo biológico, nuestro ritmo espiritual no se ve asestado por el estrés, la frustración o la pérdida de sentido. Un año nuevo es una cuestión de actitud, del modo en que enfrentamos los acontecimientos diarios, las adversidades, los problemas, las preocupaciones y las alegrías, si vivimos cada uno de ellos con la misma intensidad.


Cada año nuevo nos prepara de manera ansiosa a querer saber cuáles serán los grandes y nuevos desafíos, qué es lo que nos traerá de nuevo y gozoso: en los hechos cotidianos está la respuesta, como bien enseña el médico y psiquiatra austríaco Victor Frankl en sus obras “El hombre en busca de sentido” o “La voluntad de sentido”, entre otros, en la sencillez de cada cosa está la verdadera felicidad, allí radica lo esencial a nuestra vida, y en nuestra respuesta trascendente nuestra nueva perspectiva, en una mirada que va mas allá del propio ombligo y con la que descubrimos al otro, a quien me necesita, al que está solo, y con ello descubrimos nuevas potencialidades antes ocultas: la capacidad de ser generosos y solidarios en nuestras respuestas a los problemas de aquellos con quienes caminamos por este mundo en este momento. La historia temporal es el campo en el que estamos llamados a sembrar para luego cosechar, de acuerdo a la generosidad de nuestra siembra serán los frutos que de él obtendremos.


(Fuente: Emilio Rodríguez Ascurra / contactoconemilio@gmail.com)


 


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación