Domingo 13 de Noviembre

El santo de hoy: San Diego

 
Domingo 13 de Noviembre

Mateo 25, 14-30


El Reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes.

A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco.

De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos, pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor.

Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores.

El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. 'Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado'.

'Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'.

Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: 'Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado'.

'Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'.

Llegó luego el que había recibido un solo talento. 'Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido.

Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!'.

Pero el señor le respondió: 'Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses.

Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene.

Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes'.


SAN DIEGO:


Nació en España en el año 1400. Fue admitido como religioso franciscano y pese a que había hecho muy pocos estudios, era muy iluminado para dar respuestas en temas espirituales, sobre todo en los más difíciles.



Fue enviado como misionero a las Islas Canarias y allá logró la conversión de muchos paganos y no permitió que los colonos esclavizaran a los nativos. Por tales labores apostólicas, sus superiores lo nombraron Superior de la comunidad, siendo San Diego tan sólo un hermano lego, que sin embargo desempeñó muy cabalmente dicha función.

En los últimos años de su vida, pasaba días enteros dedicados a la oración. Su amor por la Virgen Santísima era inmenso; untaba a los enfermos con un poco de aceite de la lámpara del altar de la Virgen y éstos se curaban.

Murió el 12 de noviembre del año 1463.


 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación