El "Shabat" y los Diez Mandamientos

La riqueza de la tradición judía en la lectura del Decálogo y si vinculación con el día dedicado al Señor.

 
El "Shabat" y los Diez Mandamientos

"En los Diez Mandamientos está contenida toda la Torá, y en el Shabat están contenidos los Diez Mandamientos" Jaim Najman Bialik


El Shabat, la "piedra angular del judaísmo", es la única festividad incluida en los Diez Mandamientos. 


Éstos, en tanto unidad, aparecen dos veces en la Torá: una en el libro del Éxodo y otra en el libro de Deuteronomio.


De los diez mandamientos que conforman el Decálogo, los tres primeros aluden directamente a la relación del hombre y Dios en tanto que los seis últimos legislan las relaciones entre los seres humanos.


El cuarto mandamiento, el relativo al Shabat, se constituye de hecho en un puente capaz de unir lo humano y lo divino.


Las dos versiones del Decálogo no son idénticas, y en el caso del cuarto mandamiento las diferencias se hacen singularmente ostencibles.


En Éxodo 20: 8-11 el Shabat aparece vinculado a la creación del mundo y al descanso y contemplación divinos en el séptimo día.


En Deuteronomio 5: 12-15, el Shabat es puesto en relación con la liberación del pueblo de Israel de la servidumbre en Egipto merced a la intervención de Dios.


De la complementariedad de ambas versiones surge el ser humano como criatura creada y criatura liberada por Dios para crear y asumir responsabilidad por lo creado. Sin embargo, esta no es la única diferencia existente en el cuarto mandamiento entre ambos Decálogos. En un caso, el mandato es recordar el Shabat. En el otro, el precepto es observarlo.


Los sabios han interpretado al "zajor" como la única forma de hacer posible el "shamor": recordar el Shabat durante toda la semana a fin de poder observarlo cuando éste finalmente hace su arribo.


"Recordar y observar" nos desafían, entonces, a compatibilizar sincrónicamente el sentir con el decir, el saber con el hacer, el poder con el querer, y a impregnar -al mismo tiempo- a estos verbos de "shleimut" (integridad) que está encerrada en la raíz de la palabra "shalom" (paz).


En Shabat se nos brinda la oportunidad de conjugar el verbo "conjugar".


UN DÍA DE SIETE:


Un día de siete, permítenos construir una barrera para dejar afuera la cultura del trabajo, su rudeza, su competitividad, su obsesión.


Un día de siete permítenos liberarnos del "In God we trust" de los billetes de dólar, y ponerlo verdaderamente en nuestras vidas.


Un día de siete, permítenos detener el motor.


Un día de siete, permítenos no comprar todo lo que codiciamos y permítenos no sufrir por todo lo que codiciamos y no podemos comprar.


Un día de siete, permítenos desconectarnos de la TV, del celular, de la computadora, y en su lugar tomarnos nuestro tiempo para hablar y escuchar a aquellos que amamos.


Un día de siete, premítenos crear el balance indispensable para nuestra sanidad, nuestra salud y para solidificar a nuestra familia.


Jeffrey Salkin


Fuente "Sidur Tefilot Guedolot", edición de Judith Berinstein, Ediciones Seminario Rabínico Latinoamericano, 2007.


 

 
 
  • DÍACONO ROBERTO
    LOS INVITAMOS A CONOCER " TESHUVA" en nuestra pagina web : www.arcasagradoscorazones.com

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación