El Reino de los cielos es como una semilla de mostaza

Con las parábolas de la semilla que cae en tierra y germina, y el grano de mostaza que se convierte en arbusto, Jesús nos proporciona imágenes gráficas para que nos demos una idea de cómo es el Reino de los cielos.

 
El Reino de los cielos es como una semilla de mostaza

Con la imagen de la semilla, Jesús quiere que veamos cómo es la acción de la gracia en el alma: así como cuando un hombre echa una semilla en tierra, y sin que sepa él de qué manera, la semilla germina y termina por dar fruto, así la gracia divina, depositada en el alma por el bautismo sacramental, germina en esa tierra agreste que es el corazón del hombre, para luego dar frutos de vida eterna.


Y así como no es igual un campo o un terreno sin cultivar, en donde crecen todo tipo de malezas y de plantas silvestres que solo dan frutos pequeños, agrios, amargos, que no satisfacen el apetito ni mucho menos calman el hambre, así también, en un alma en la que no existe la semilla de la gracia, en la que no se la cultiva por la oración, la penitencia, la mortificación, los frutos espirituales que de esta alma se recogen, son todos amargos y de agrio sabor: impaciencia, enojo, rencores, pereza, orgullo, ausencia de caridad para con el prójimo más necesitado.


Todos estos frutos, amargos y agrios, crecen en el corazón en donde no se encuentra la semilla del Reino, que es la gracia de Dios.


Por el contrario, allí donde esta semilla es sembrada y en donde es cultivada por la mortificación, la oración, la caridad, la compasión para con el más necesitado, florecen todo tipo de virtudes humanas y celestiales, sobrenaturales: caridad, bondad, mortificación, humildad, sencillez, sacrificio.


De esta manera, el corazón del hombre se parece no ya a un campo sin cultivar, lleno de arbustos silvestres, de malezas, y hasta de alimañas: por el contrario, se parece a un prado florido, en donde crecen todo tipo de hermosas flores y de árboles frutales de toda especie, cargados de dulces y sabrosos frutos; un prado en donde no hay alimañas ni fieras salvajes –la impaciencia, el enojo, la ira-, sino pacíficos animales que retozan alegres –la humildad, la paciencia, la caridad-.


La otra imagen que usa Jesús, además de la semilla echada en tierra, es la de otra semilla, esta vez de mostaza: “El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza” (cfr. Mc 4, 26-34). Jesús compara al Reino de Dios a un grano de mostaza: así como el grano de mostaza es pequeño en su inicio, ya que es una semilla, y luego se convierte en un árbol tan grande que hasta los pájaros anidan en él, así el Reino de Dios es pequeño como una semilla en sus comienzos y luego crece hasta volverse grande como un árbol.


El grano de mostaza es la figura gráfica con la cual Jesús compara al Reino de Dios pero, ¿qué es el Reino de Dios?


Una interpretación sostiene que el Reino de Dios es la gracia de Dios en el alma: la gracia de Dios es una participación a la vida de Dios Uno y Trino, que comienza en el momento del bautismo y que se hace más intensa y viva por medio de la fe; en sus inicios esta participación es pequeña, pero luego se hace más grande a medida que la persona crece en la vida de la fe; a medida que la persona crece en la gracia y en la fe, el Reino de Dios se acrecienta cada vez más, hasta quedar configurada en su alma la imagen de Jesucristo, Hijo de Dios. La semilla de mostaza es entonces uno de los elementos de la parábola, y es la gracia de Dios que configura al alma con Cristo.


“El Reino de Dios se parece a un grano de mostaza”. Por la comunión, recibimos a Jesucristo, Fuente de la Gracia, Gracia Increada, que hace crecer al alma en la gracia; junto a Él vienen las Personas del Padre y del Hijo, que hacen nido en el corazón en gracia.


Pero además, en esta comparación, hay otra comparación más: “El Reino es como un árbol donde anidan los pájaros” (cfr. Lc 13, 18-21). El Reino de los cielos es como un grano de mostaza: siendo éste inicialmente pequeño, luego crece de tal manera, que se convierte en un frondoso árbol, en donde los pájaros del cielo van a hacer nido en sus ramas.


Es la idea de algo que, siendo muy modesto y pequeño al inicio, luego crece de forma desmesurada: una semilla aumenta su tamaño cientos de miles de veces hasta convertirse en un árbol, y es tan grande, que da lugar a que los pájaros del cielo aniden en él.


Esta figura puede aplicarse al alma sin la gracia divina, y con la gracia divina: sin la gracia, el alma es pequeña, insignificante, como pequeño e insignificante es un grano de mostaza, lo cual quiere decir que posee únicamente su limitada y mortal vida humana: conoce, ama, actúa y vive con la estrechez de su naturaleza humana; por el contrario, con la gracia divina, el alma se agiganta de forma desmesurada, puesto que comienza a participar de la vida divina, y así el alma es divinizada por la gracia, de modo tal que deja de vivir una vida puramente humana, para comenzar a vivir, ya desde esta tierra, una vida divina, celestial y sobrenatural.


Pero si el grano de mostaza que se convierte en árbol es el alma humana en gracia; ¿qué representan los pájaros que anidan en sus ramas? ¿Quiénes son estos misteriosos pájaros del cielo? ¿Qué representan, qué simbolizan, estos misteriosos pájaros que anidan en el árbol, el alma que participa de la vida de la Trinidad?


Los pájaros del cielo, que hacen nido en las ramas del árbol, representan a las Tres Personas de la Trinidad, que inhabitan en el alma en gracia: así como los pájaros encuentran su reposo y su contento en las frondosas ramas, y demuestran su contento con su trinar, así las Personas de la Trinidad encuentran su reposo y su contento en el alma en gracia, y lo demuestran comunicándole algo más grande que el canto de un pájaro, y es la vida y el amor divinos.


Las aves misteriosas que anidan en el árbol representan a la Trinidad de Personas, que moran en el alma en gracia.


Si el alma se agiganta por la participación en la vida de Dios Uno y Trino, el pájaro que hace su nido en el árbol representa a la misma Trinidad, que viene a hacer morada en el árbol, en el alma que ama a Dios: “Si alguien me ama, Mi Padre y Yo vendremos a Él y haremos morada en Él”.


 


(Fuente: P. Alvaro Sánchez Rueda)


 
 
  • Alberto Brehme P
    FE COMO UN GRANO DE MOSTAZA Los felicito por su página. Hacen falta conceptos profundizantes sobre la fe, que superen a repetir dogmas como grabadora. Con el tema del granito de mostaza, Cristo dió en el clavo. La unidad entre ciencia, filosofía, religión y fenómenos naturales, ya está integrada en la ley natural de Dios, solo nos falta: descubrirla de mejor manera, reconocerla, rectificar planteos obsoletos degradantes, dejar de ofender a Dios mediante conceptos insultivos, aplicarla, y para eso necesitamos usar la fe, o poder de interiorización transdimensional. Si Dios y las almas no están en la dimensión de nuestros cuerpos biológicos, y queremos profundizar, necesitamos una visión holística, dentro del alcance que pueda lograr el humano terrícola. Sin considerar lo trascendente, ¿qué conseguiríamos avanzar, en el estudio de esta ley natural multidimensional? No lograríamos más que apilar piedra sobre piedra, como en la Torre de Babel, sin llegar jamás a cielo alguno. La verdad Es Dios, y Su ley natural. Acá abajo solo opinamos, pero no alteramos esa ley. ¿Qué parte de la sabiduría sobre la ley natural que maneja Dios representan todos los escritos humanos sumados, omitiendo contradicciones? ¿Alcanza a uno entre mil millones? Y si no alcanza, ¿deberíamos cerrarnos en lo que creemos saber, como si nadie, ni Dios, tuviese algo nuevo para enseñarnos? Tal como un sabio no entregaría a trogloditas una botonera que detone bombas atómicas, ¿no será que Dios dosifica la información que envía al ser humano, ajustándose al tiempo? ¿Quiere Dios que el ser humano descarte la mayoría de Sus leyes naturales, solo porque no figuran en X libros antiguos, aunque sirvan para elevar el porcentaje humano de realización de Dios, y la calidad de vida en la Tierra? Aun así, falta mucho por desentrañar en lo que ya está. Lo dicho en la Biblia: Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera (al demonio)? Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviéreis fe como un grano de mostaza, diríais a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno. (Mat 17:19-21), y, Y los apóstoles dijeron al Señor: ¡Auméntanos la fe! Entonces el Señor dijo: Si tuvieras fe como un grano de mostaza, dirías a este sicómoro: «Desarráigate y plántate en el mar». Y os obedecería. Lucas 17.5–6 (LBLA), se vuelve menos misterioso, cuando definimos fe como “poder de interiorización transdimensional hacia Dios”. ¿Es solo una metáfora, eso de mover montañas? Indagando en nuestro interior, consiguiendo profundizar, descubriremos una pequeña montaña fácil de mover: el péndulo que usan los radiestesistas para buscar agua. El método de la colección de libros SFO para mover péndulos, parte por nombrar a Dios, pidiéndole Su energía para mover el péndulo suspendido, inerte, de nuestra mano. Lograrlo, usando como password el nombre de Dios que más nos agrade, implica, metafóricamente, entrar a navegar al Internet Cosmico Radiestésico. El péndulo se mueve, porque Dios lo permite en Su ley natural, luego de nombrar Su santo nombre. Si re-ligar al hombre con Dios necesita experiencias, si conseguimos nuestra experiencia personal de mover la pequeña montaña que es el péndulo, ello nos re-vinculará de un modo especial con Dios, y entreabrirá la puerta a lo que quiso decir Cristo con “una fe de la magnitud de un grano de mostaza”. Nos sentiremos menos aislados Del Supremo, si podemos interactuar de mejor manera con Su campo natural de información, el ICDD, o Internet Cósmico de Dios, que ha ayudado tanto a la humanidad, como al encontrar agua enterrada en tierra árida. A quienes les interese el tema de la fe como poder de interiorización hacia Dios, y que el péndulo radiestésico es una pequeña montaña fácil de mover, en EEUU hay una página Web, en un sitio seguro (Weebly): www.internetcosmico.com, donde se regalan libros. Bajar gratis el minicurso de radiestesia, R2-SFO, y las tablas, R4-SFO. Y que les vaya bien. Alberto Brehme P.
  • RONY AGUILAR SILVA
    DESCRIPCION. No entiendo. no me convence la explicacion que dan a la parabola de la semilla de mostaza comparandola con el reino de los cielos

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación