El verdadero amor no acaba

Muchas veces, aquellos que se han separado, creen que ya no hay solución y buscan un amor mundano, vacío, distraído en una tercera persona, con la que encuentra alguna afinidad, pero al final no llena..

 
El verdadero amor no acaba

El verdadero amor no acaba…los matrimonios no fracasan…a veces tiramos la toalla cuando apenas empieza el reto de aprender realmente a amar…


Hay matrimonios que se separan porque sufren un quebrantamiento, a veces problemas personales llevados a la vida en común, a veces problemas en la forma de relacionarse, generalmente por la falta de claridad sobre los fines del matrimonio.


El tiempo de separación puede ser más o menos largo, de acuerdo a la comprensión de los problemas que los llevaron a buscar caminos separados y al empeño por encontrar soluciones. Desafortunadamente, algunos no buscan soluciones, perjudicando a los miembros de la familia y poniendo en peligro su alma.


Cuando hay dificultades en un matrimonio es necesario que las personas que lo conforman busquen ayuda, alguien que les guie y les convenza, que la tarea de la vida es aprender a amar y que amar es abrirle a Dios el corazón y actuar de acuerdo a sus enseñanzas. Si lo hacen, van a lograr no solo que el matrimonio se solidifique en el amor, sino que podrán ser verdaderamente felices, con el gozo que sólo el amor de Dios puede dar y que ellos como cónyuges podrán testificar.


“En cuanto a los casados, les ordeno, no yo sino el Señor: que la mujer no se separe del marido, 11. Mas en el caso de separarse, que no vuelva a casarse, o que se reconcilie con su marido, y que el marido no despida a su mujer”. (1 Cor. 7, 10-11)


El amor conyugal debe vivir un proceso con un comienzo, desarrollo, madurez y perfección, etapas que deben recorrerse siempre con Dios como centro de ese amor. El amor conyugal es capaz de abrirse a a ese gran misterio con el cual Dios lo creó y así juntos empezar a amarse, crecer, profundizar ese amor, y poder lograr una entrega más madura viviendo así uno para el otro entregándose sin condición, sin límites desinteresadamente, sin egoísmos.


El amor se aprende poniendo nuestros ojos en quien sabe amar: “nadie ama más que quien da la vida por sus amigos”. Dios mismo nos dio la más grande prueba de amor. Quien comprende el amor de Dios y la indisolubilidad del Sacramento del Matrimonio, aunque esté separado, crece en el amor por su cónyuge. Comprende su papel de intercesor ante Dios por el cónyuge ausente. Sabe que cada oración, cada sacrificio, opera positivamente porque tiene certeza en las promesas de Dios.


“Todos nuestros sacrificios son como un río subterráneo: no lo vemos porque corre por debajo de la tierra, pero por arriba los árboles crecen y dan frutos. La indisolubilidad es como el canal unido al corazón de Cristo Esposo con los dos cónyuges y es nuestro deber rezar para que Dios haga fluir su gracia hacia el otro, lejos física y afectivamente, pero aún unido en el espíritu de Dios mismo.”(Ma.Pia Campanella)


Muchas veces, aquellos que se han separado, creen que ya no hay solución y buscan un amor mundano, vacío, distraído en una tercera persona, con la que encuentra alguna afinidad, pero al final no llena, porque solo el amor que Dios ha bendecido es capaz de abarcarlo todo, porque da unidad, integridad y fortalece el alma.


 


Para entrar en el amor eterno, el amor fiel e indisoluble, los cónyuges deberán abrirse a la gracia divina dejando a Dios renovar esa entrega, para que ese amor permanezca por siempre y se fortalezca cada día más.


Oración


Padre eterno te pedimos hoy impongas Tu mano sobre los cónyuges que hoy se encuentran separados para que sanes las heridas sufridas en sus matrimonios, que Tu poder sanador llegue a lo más profundo renovando en ellos el primer amor. Que ese amor de esposos que un día fue bendecido por Ti, reciba la gracia de saber perdonarse y sanarse, comprendiendo que solo ese primer amor es el que verdaderamente les dará felicidad con gozo en el alma. Pedimos la intercesión de nuestra Madre Santísima para que los cubra con su manto y les abrace con su amor maternal y puedan volver a vivir juntos por siempre dando todo el honor y Gloria a Dios. Amén.


 


(Fuente: Catholic.net |Autor: Luce)


 


 


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación