Está germinando algo nuevo

Comentario del Evangelio del Domingo por Emilio Rodríguez Ascurra.

 
Está germinando algo nuevo

Jesús era un judío observante de la Ley, su misión era llevarla a plenitud, a su máxima realización, y así lo vemos haciéndolo en este pasaje del evangelio de la mujer adúltera. Aparece como mucho más exigente que quienes intentaban apedrearla, pues estos en realidad lo que buscaban era que perdonase a la mujer oponiéndose al castigo, y de este modo encontrar los motivos para condenarlos también a él, o bien que se sumara a la revuelta y arrojara la primera piedra contra la pecadora, sometiéndose a las prácticas del imperio, y por tanto del emperador.


Jesús no negocia con el pecado, en ambos lados habita el mal, en la pecadora y en la doble intención de los supuestos jueces del bien, sino que su estrategia es el silencio, calla cuando todos claman su intervención, así es el silencio de Dios, hasta que pone a prueba a todos los presentes, pues conoce las verdaderas intenciones que habitan en su interior, Dios conoce nuestro corazón, y propone que quien esté libre de todo pecado arroje la primera piedra, en ese momento todos están pecando.


Por otro lado tampoco da rienda suelta a la mujer adúltera, sino que preguntándole acerca del destino de sus acusadores y no viendo a ninguno de ellos allí, agrega: “Vete, yo también te perdono”, reconoce el pecado de aquella, no lo deja pasar, sin embargo inaugura allí una nueva era: “estoy por hacer algo nuevo: ya está germinando, ¿no se dan cuenta?”, dice el profeta Isaías.


Luego del silencio de Dios llega su más grande palabra, su Hijo que da la vida por su pueblo elegido, que nos hace visible el amor de Dios por los hombres. Dios es simple, no se jacta de grandes manifestaciones, se hace hombre en un pesebre, ese mismo que lo creo todo por amor y que por amor restableció aquello que se había salido de su lugar.


(Fuente: EMILIO RODRIGUEZ ASCURRA / Twitter: @emilioroz)


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación