Imágenes de Jesús

Comentario del Evangelio del domingo por Emilio Rodríguez Ascurra.

 
Imágenes de Jesús

La pregunta acerca de la identidad de Jesús sigue tan vigente como en tiempos de la Iglesia primitiva, hoy con mayor empuje por los medios de comunicación social. Es habitual encontrarnos con imágenes de Jesús que poco tienen que ver con aquella en la que creemos y profesamos, la misma se ha visto reemplazada por la de un dios amoldado al que cada uno desea ver, o reemplazada por la que nuevos grupos de pseudo-espiritualidades afianzados por innovadoras técnicas de marketing desean ofrecer.


Al igual que Pedro que pese a afirmar: “Tu eres el Mesías”, se niega a aceptar que este deba pasar por la prueba del sufrimiento y de la cruz, ocasionando el reto del mismo Jesús, quien no vino sino para dar su vida en rescate de una multitud. La Iglesia, como máxima autoridad al haber sido creada por el mismo Jesucristo como esperanza gozosa hasta que él vuelva, tiene el deber de dar a conocer el rostro único y verdadero de Dios, como reza el Credo de Nicea-Constatinopla: “verdadero Dios, verdadero hombre”


Los cristianos, afianzados en el conocimiento de Jesús por medio de la catequesis, la oración continua, la vida sacramental y el diálogo en la oración constante, estamos impulsados a darlo a conocer haciendo lo que él mismo hacía cuando vivió entre nosotros, esa es la mejor manera de presentarlo a los demás y de que lo reconozcan. Creemos en un Dios histórico, es decir, no en un Dios que ha quedado en el pasado y del cual solo hacemos memoria, sino en uno que se encarnó realmente y luego de su ascensión a los cielos nos envió su Espíritu Santo, fuerza de todo creyente.


Así, como el siervo que nos presenta la lectura de Isaías estamos invitados a depositar nuestra esperanza en él, pues quien deposita su esperanza en algo es porque cree en quien la deposita y esto lo impulsa a invitar a otros a hacer lo mismo. ¿Quién dice la gente que soy? Esta es la pregunta, la respuesta que demos a cada uno de nuestros hermanos a partir de su realidad concreta es la oportunidad de ser agentes de transformación de la vida de los otros.


(Fuente: EMILIO RODRIGUEZ ASCURRA / contactoconemilio@gmail.com)


 


 


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación