Jóvenes: la unidad (en Cristo) hace la fuerza

Es posible trabajar unidos para transformar la sociedad desde nuestra fe en Jesús. Misteriosas "conexiones divinas" nos unen.

 
Jóvenes: la unidad (en Cristo) hace la fuerza

¿Nunca te ha pasado que conectás super bien con alguien que acabás de conocer? ¿Has tenido esa sensación de haber conocido a esa persona durante toda la vida?

Sobre todo en los últimos años es algo que me está pasando con mucha frecuencia. Es como si Dios pusiera en diferentes momentos -siempre perfectos- a gente clave. Lo que me une con estas personas es el propósito, la visión y la misión que debemos emprender cada una en este momento personal y en nuestra sociedad.

Lo que más me emociona es ver que no solamente me ocurre a mí. Me encanta ver cómo una nueva generación de jóvenes está conectando, se está levantando más allá de los gustos, de sus diferentes miniculturas, y lo que es más importante: dejando a un lado todo lo que nos separa y uniéndonos en eso que de verdad nos une, una causa mayor que nosotros, en Jesús.

Creo que los jóvenes de hoy estamos cansados de ver gente a nuestro alrededor viviendo vidas vacías, sin sentido, sin esperanza, sin una razón de ser. Compañeros de clase, de universidad, de trabajo, sin un motivo o pasión por el cual hacer algo significativo. Estamos cansados de ver cómo el mundo se va a pique; ¡nuestro compromiso es necesario y puede hacer la diferencia!

Creo en un futuro para esta generación, tengo esperanza. Creo que está empezando a salir el sol en un nuevo sentido, y que es el momento en que todas esas  conexiones divinas  pueden fortalecerse y fundamentarse más firmemente en Jesús y en su mensaje siempre nuevo y transformador.

Creo en una nueva generación que se levanta con fuerza, en una generación diferente a las anteriores. En una generación donde si eres artista, vas a utilizar tu arte para esta sociedad. Si eres maestro, vas a empezar a influenciar con esperanza en los más pequeños. Si eres deportista, vas a ser lo mejor que puedas para la gloria de Dios.

Es una generación donde cada uno trae lo mejor de sí mismo para dar y levantar a esta sociedad. Seas músico, científico, bailarín, te guste escribir o quizá dibujar, te llame la economía, te interese la política, lo que sea. ¡Hazlo con pasión y de cara a Dios!

Porque para levantar una sociedad no podemos tirar sólo de un extremo, o de unos pocos hilos. Tenemos que estar en todas partes, porque siendo muchos, mirando en la misma dirección, con nuestro corazón entregado a Jesús, todo será posible.

Enfoquemos nuestra visión y nuestro esfuerzo, todos a una, bien conectados con esa gente maravillosamente trabajadora, con un mismo propósito y, a la de tres, demos el tirón.


Sara Rivas


Fuente Protestante Digital (adaptación)

 
 
  • Mahelys espinosa
    me encanto fue de bendición para mi vida y me ha ayudado a expresarme en esto que voy a hablar

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación