Jueves 20 de Octubre

El santo de hoy: San Pedro de Alcántara

 
Jueves 20 de Octubre

Lucas 12, 49-53


Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente!


¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división.

De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra".


SAN PEDRO DE ALCÁNTARA:


Nació en 1499 en la comunidad española de Alcántara. Su padre era gobernador de la región y su madre era de muy buena familia. Ambos se distinguían por su gran piedad y su excelente comportamiento. Cuando estudiaba en la universidad de Salamanca, el santo se entusiasmó por la vida de los franciscanos debido a que los consideraba personas muy desprendidas de lo material y muy dedicadas a la vida espiritual. Pidió ser admitido como franciscano y eligió irse a vivir al convento donde estaban los religiosos más observantes y estrictos.

En el noviciado lo pusieron de portero, hortelano, barrendero y cocinero. Se sometía voluntariamente a uras mortificaciones. Con el tiempo fue disminuyendo estas  prácticas porque vio que arruinaban su salud. Fue nombrado superior de varios conventos y siempre era un modelo para todos sus hermanos en cuanto al cumplimiento exacto de los reglamentos de la comunidad.

Pero la tarea en la que más éxitos obtenía era en la predicación. Dios le había dado la gracia de conmover a los oyentes, y muchas veces bastaba su sola presencia para que muchos empezaran a dejar su vida llena de vicios y comenzaran una vida virtuosa. Prefería siempre los auditorios de gente pobre, porque le parecía que eran los que más voluntad tenían de convertirse.

Pidió a sus superiores que lo enviaran al convento más solitario que tuviera la comunidad. Lo mandaron al convento de Lapa, en terrenos deshabitados. Deseando San Pedro de Alcántara que los religiosos fueran más mortificados y se dedicaran por más tiempo a la oración y la meditación, fundó una nueva rama de franciscanos, llamados de "estricta observancia".

Los últimos años de su vida los dedicó a ayudar a Santa Teresa en la fundación de la comunidad de Hermanas Carmelitas que ella había iniciado.


 

 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación