La Sagrada Escritura en la espiritualidad ortodoxa

Un Encuentro Ecuménico de espiritualidad Ortodoxa es ocasión para que los Patriarcas de Constantinopla y Moscú nos hablen del lugar que ocupa la Palabra de Dios en la vida de estas Iglesias.

 
La Sagrada Escritura en la espiritualidad ortodoxa

Benedicto XVI envió un mensaje a los participantes del Encuentro Ecuménico Internacional de espiritualidad ortodoxa organizado por el Monasterio de Bose, ubicado en la provincia italiana de Biella, en colaboración con las iglesias ortodoxas y dedicado al tema “La Palabra de Dios en la vida espiritual”. También enviaron sus mensajes de buenos auspicios el Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, y el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kiril I.


“La Palabra de Dios -subraya el Patriarca Ecuménico de Constantinopla- es verdaderamente crucial en la lucha espiritual, en la medida en la que se allana el camino para el enternecimiento y el arrepentimiento del corazón". Bartolomé I hace una citación en su mensaje, y es la siguiente: “En el desierto egipcio, abba Poemen dijo: ‘La naturaleza del agua es blanda, la de la piedra es dura. Pero un vaso colocado sobre la piedra, destilando agua gota a gota, acaba por perforar la piedra. Así también la Palabra de Dios es tierna, pero nuestro corazón es duro. Sin embargo quien escucha con frecuencia la Palabra de Dios, abre su corazón al Señor”.

"Nuestra ardiente oración para ustedes como participantes en el Encuentro y para todos los fieles –concluye el Patriarca de Constantinopla- es que encontremos la Palabra viviente de Dios para que ella –verso tras verso y gota a gota- pueda transformar enteramente nuestras vidas en células vivientes del Cuerpo de Cristo”.

El mensaje de Patriarca de Moscú, Kirill I subraya que “La Iglesia vive y respira de la Palabra de Dios no solo porque la lectura del Antiguo y del Nuevo Testamento son elementos esenciales de la celebración litúrgica, sino también porque la misma oración eclesial está formada por la Palabra divina, capaz de dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús, pero solo en la potencia del Espíritu Santo –concluye el Patriarca de Moscú- la Escritura abre nuestra mente a la comprensión de las leyes celestes, alivia el alma y renueva el corazón del hombre”.

Fuente AICA
 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación